Publicidad

Magníficos

Holanda, ¿misión imposible?

Bendita "Sele", ya nos acostumbró a bajar grandes y a tejer tardes épicas.

FOTO: AFP

Una Holanda dirigida por Louis Van Gaal ya facturó una pérdida ante Costa Rica.

El destino vuelve a ponernos en el camino al técnico tulipán y el sueño de todos en esta hora gloriosa de la "Sele" es volver a hincarlo.

La victoria se fraguó en el Mundial Juvenil de Argentina 2001, en Salta, con dos protagonistas: el "Profe" Carlos Watson y un incendiario Winston Parks, con dos goles.

El estratega porque convenció a los jóvenes futbolistas de que “hicieran la suya” y el limonense porque embocó en la red las dos que le quedaron.

Fue 3-1 y lo sufrieron Arjen Robben y Jan Huntelaar, únicos sobrevivientes del equipo de hoy. Se trata de un dato picante que se vale refrescar de cara al partido de mañana, en la Arena Fonte Nova, de Salvador.

Después de bajar en fila a Uruguay e Italia, igualar con Inglaterra y sacar a Grecia en lanzamientos de penal, el país futbolero sueña con otra tarde épica ante los holandeses.

Costa Rica sembró su camino a cuartos de final de cadáveres con pedigrí y en el imaginario colectivo la inventora del “fútbol total” tiene ese abolengo para darle de comer a la leyenda tica.

Holanda es modelo de juego y de jugadores. Tan pequeña como Costa Rica en extensión (41.528 km²), nos cuadruplica en población (más de 16,5 millones) y se vanagloria de haber revolucionado el fútbol en la década del 70'.

Su irrepetible "Naranja Mecánica" del 74' quedó en la antesala del título y, desde entonces, generaciones de brillantes futbolistas animan Eurocopas (ganaron la del 88', en Alemania) y surten a la élite de clubes europeos de defensores, mediocampistas y delanteros de altísimo nivel.

Lo que Johan Cruyff inició en los setentas, lo continuaron Koeman, Ruud Gullit, Frank Rijkaard y Van Basten en los 80'. Así que Robben y Van Persie son la prolongación natural de una escuela que va por la gloria esquiva en Alemania 74', Argentina 78 y Sudáfrica 2010, cuando perdieron las finales.

Este modelo holandés versión 2014 aprendió de los golpes: propone menos, es adicta al despliegue físico y le encanta el contraataque, tres elementos contraculturales si se le campara con los equipos de antaño.

Trece años después, el destino nos atraviesa de nuevo a Van Gaal con un Rooven en estado de gracia. El cartel no asusta, igual hablaban de Cavani, Balotelli o Rooney y ya sabemos cómo les fue.

Ahora tenemos a uno de los mejores arqueros del planeta, un técnico de cartel anclado en la historia, la zurda mágica de Joel, el tino de Bryan para jugar y poner a jugar, y un afán colectivo para que cada quien “haga la suya” y enamore al mundo.

Bendita "Sele", ya nos acostumbró a bajar grandes y a tejer tardes épicas.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad