Publicidad

MAGNÍFICOS

La vida en tres juegos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Como cuentas de un rosario… Honduras, México y Panamá en fila, a golpe de tambor. Sin espacio para el error, sin tiempo para festejos desmedidos si sumamos de entrada o dramas y recriminaciones si la mano viene mala. El Mundial estará más cerca o será una utopía cuando hagamos el inventario final de puntos. Hay gente que piensa en 6 o 7, yo quiero los 9. La previa se vive a corazón abierto, entre certezas y un par de dudas. Las interrogantes se posan en el costado izquierdo de la defensa y en el reemplazo de “Sabo”. El resto es de calidad comprobada y las cartas disponibles esta vez permiten muchas variantes y combinaciones. La vida es encontrarse, para eso nacemos.

Junior Díaz carga con la resistencia general porque en la Selección nunca entonó. Fue punto bajo en la eliminatoria pasada, con producciones muy pobres en partidos en donde se esperaba mucho de él. Su figura se diluyó ante el descreimiento general y la sola mención de su nombre inquieta a la mayoría. Su presente estelar en el Mainz alemán es una apuesta al cambio, el puente hacia ese encuentro con lo mejor de sí mismo en un equipo que se juega su sueño mundialista en tres partidos. Creo que un futbolista que se vio las caras dos veces en la temporada con Roben, Lahm o Schweinsteiger, del Bayern Múnich, o Gündogan y Lewandowski, del Borussia Dortmund, se merece una cuota de crédito. En el ataque, la mayoría empuja al alza las acciones del “Mambo” como titular. Víctor tiene en contra los dogmas del “Profe”, que quizá preferiría alinear a un hombre con más recorrido en el ciclo. Pero no estamos para purismos y sería descabellado marginar a un jugador que materializa en la red cada situación de gol que cae en sus pies. Encendido como está y pelota al pie, Núñez puede partirle la cintura a “Muma” Bernárdez, el referente de la zaga catracha, un hombre rudo y de prácticas intimidatorias, al que no se le dan los delanteros con manejo y desequilibrio. Si la idea final es guardárselo como as ante México y Panamá, tiene para redondear una sólida actuación en el Azteca e hincar a Penedo aquí.

Esta convocatoria satisfizo los paladares más exigentes. La legión vino entonada, con producciones individuales muy convincentes que alimentan la ilusión. Y los del medio local tampoco desentonan porque a la fe goleadora del “Mambo”, hay que sumarle el ir y venir de Esteban Granados, y la claridad de Carlos Johnson para cortar, servir, acompañar y rematar la jugada. Y queda Mauricio Castillo, con esa zurdita experta en montar el preámbulo del gol. Vuelve la “Sele”, regresa la pasión nacional, nos jugamos la vida en tres partidos.

Es hora de volver a ser canto y bandera porque juntos somos más.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad