Publicidad

MAGNÍFICOS

Sé lo que hicieron el Verano pasado

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Antes de que el último clásico se adueñara de todos los recuerdos asociados con futbol trepidante y espectacular, había un duelo que se imponía. Lo protagonizaron Cartaginés y Saprissa el Verano pasado. Tuvo de todo: espectáculo, goles, drama y polémica arbitral. Fue la reedición nacional de un pulso que Javier Delgado y Ronald González iniciaron en Guatemala. Apagados los estertores de ese torneo, hoy los técnicos miran hacia horizontes distintos. Delgado se enemistó con el protagonismo, como si lo hubiera mareado la gloria efímera del subcampeonato. Y González picó en punta desde el arranque del Invierno, en una travesía marcada por producciones convincentes gracias al ADN histórico saprissista: jugar bien.El pecado del Cartaginés ha sido jugar el Invierno con la cabeza puesta en el Verano. El mal contagió hasta los dirigentes, pues espoleados por el masivo respaldo en las tribunas del certamen anterior, se embarcaron en una aventura económica ante el Fulham que desembocó en otra hipoteca del estadio. Le metieron presión a una economía saludable y demostraron que aún deben aprender y madurar. Lo futbolístico ha dejado muchas dudas. El torneo pasado, Javier armó espiritualmente al equipo en la pretemporada. Esta vez, cuando se imponía socar tornillos y meter en la misma onda a los siete nuevos, se fue a la Copa Oro a redactar informes técnicos. Eso se agravó por la distracción en que entró cuando lo requerían de todos lados para que hablara de liderazgo. La mano siguió mal. El equipo entró al mercado de pases y compró de manera compulsiva. Trajo a un goleador que no anota, Neto, a un creativo que no crea, Cardozo, y a un defensor que no marca, Duarte. Y a los del medio local, como Bryan López y Néstor Monge, no los alinea con regularidad por razones que solo él sabrá, a pesar de su rendimiento promisorio en los entrenamientos. Javier dice que todavía no encuentra el equipo, pero, con el respeto que me merece, él tiene la culpa porque desmanteló la estructura que le dio excelentes resultados en el Verano. Me pregunto: ¿Si del equipo estelar solo se fueron Arauz y Castillo, no se trataba únicamente de reemplazar a Hanzel por López, Herrera o Scott, y a Mauricio con Silva o Cardozo? Tampoco se entiende por qué relegó al banquillo al mejor portero de la campaña pasada, Torres, por un guardameta que estaba retirado, Wardy Alfaro. En el juego ante Belén, el timonel pareció volver por los pasos perdidos. Le devolvió el arco a Luis, jugó con los cuatro de siempre en el fondo, le dio a Cardozo la distribución, las alas a Jiménez y a Valverde, como antes, y probó arriba con Scott. Saprissa llega este domingo al Fello Meza sin fisuras ni dramas existenciales. Después de ese clásico para enmarcar, demostró que no parará hasta poner la copa al pie del árbol de Navidad. Cartaginés, en cambio, viene de una metamorfosis que amenaza con devolverlo a las aguas de la intrascendencia en donde navegó temporadas atrás. Ojalá ambos recuerden lo que hicieron el Verano pasado, para dicha del futbol.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad