Publicidad

MAGNÍFICOS

Fulham y el chanchito azul

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Cartaginés perdió en las arcas y en la cancha. La experiencia económica ante el Fulham terminó con números rojos. Y la futbolística también. Quedó claro que esta versión de Invierno 2013 aún es un modelo para armar. Los dirigentes se lo tomaron con filosofía: a veces se aprende a golpes, aunque el mazazo cueste millones. El presidente blanquiazul, Daniel Vargas, tiene razón: los ingleses no valen $330.000 por juego. Su gran plus es pertenecer a una liga profesional que nos atrae por el fervor ofensivo de su juego. Sin embargo, no es un equipo para hacer negocios porque carece de figuras y credenciales para mercadear y llenar gradas. Están lejos del top ten de clubes europeos, navegan en la media tabla o menos de la Premier League, y sus figuras no son referentes del futbol mundial. Algunos periodistas presentaron a Dimitar Berbatov como a Cristiano Ronaldo y al arquero holandés David Stockdale como a Iker Casillas. ¡Pamplinas! El único atractivo del Fulham para los ticos es la presencia de nuestro referente Bryan Ruiz. Me pregunto: ¿quién iría a verlo si el tico no jugara con ellos? Carece de los pergaminos del Man. United y no tiene imán como el Madrid o el Barcelona, entre nuestros seguidores. Por eso el eco de gradas vacías.

Alajuelense y Saprissa lo sabían y se blindaron con un “patrocinador” de alcurnia que asumiera el costo del juego, porque, de lo contrario, también hubiesen salido por dentro. Cartaginés arriesgó y perdió. Soñó con una convocatoria masiva y al final tuvo que quebrar el chanchito con los ahorros de la campaña anterior para hacerle frente a la obligación. La moraleja es asesorarse mejor, preguntar y aprender a decir “no” cuando corresponda. Pero eso no desmerece el empeño de los dirigentes por reinsertar al equipo en la senda de grandeza extraviada. Este año se rascaron el bolsillo y apuntalaron el plantel con siete figuras, como no ocurría desde la década del 70, cuando el equipo sacudía el mercado y compraba para pelearle el protagonismo al Saprissa. Ante el Fulham se vieron pinceladas. Los brasileños Duarte y Oliveira pesarán cuando tengan más rodaje y menos ácido láctico en sus piernas, Silva se insinuó como el “10” que relevará a Castillo, y Pablo Herrera confirmó el buen jugador que es. Es un proyecto de equipo para pelearle a los favoritos Herediano, Alajuelense y Saprissa.

Es curioso pero con lo del Fulham algunos intentaron enlodar el esfuerzo de los azules, dando a entender que los subcampeones no están a la altura para manejarse en estos escenarios. Y se habló de que Alajuelense y Saprissa vendrían en afán reivindicador, para poner a los ingleses en su lugar. Para verdades, el juego. El mismo Fulham de paso calculador se deshizo de Alajuelense 3 a 1 y posiblemente lo hará del Saprissa, sin exigirse al máximo, porque está un par de escalones por encima de nuestra realidad. El mal de nuestro futbol es estructural. Hay que trabajar más y mejor desde la bases, en lo futbolístico y en lo administrativo. Los entrenadores deben mejorar, los futbolistas perfeccionarse y los dirigentes actualizarse para estar a la altura el desafío. Si la visita del Fulham sirvió para recordarnos eso, bendita inversión. No importa si como ocurrió en el caso del Cartaginés, se llevó los ahorros que costó tanto guardar.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad