Publicidad

Magníficos

Gloriana, la joya del Mundial

El Mundial se acabó muy temprano para la Sub-17 femenina. Una verdad para el análisis: esto es lo que tenemos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Costa Rica salió rápido de escena. El Mundial se acabó muy temprano para la Sub-17 femenina. Nos quedaron para el recuerdo las lágrimas de Emilie Valenciano y la clase de Gloriana Villalobos. Y una verdad para el análisis: esto es lo que tenemos. Nos engañaríamos si enlistáramos más conquistas en el fardo del balance.

Es una pena porque, con la inversión gubernamental y la buena nota del comité organizador, hubiese sido lindo presentar un equipo más competitivo que quemara etapas y avanzara en el certamen. Las chicas no son culpables. Dieron lo que pueden, pero estamos a años luz de convertirnos en una potencia.

Venezuela nos dio una lección de madurez táctica e Italia otra acerca de cómo cuidar un resultado, maniatando hasta con tres marcas a nuestra estrella incipiente.

Hay una tarea grande entre manos: tenemos que crecer a partir de lo mostrado. Se impone renovar los cuerpos técnicos que trabajan con las jóvenes, variar la metodología de entrenamiento, definir un estilo y, a partir de ahí, salir a competir con las que más saben.

La Federación tiene una responsabilidad. Eduardo Li puede aprovechar su red de contactos en FIFA para armar un staff profesional que se encargue de esta categoría. Hablamos de una directora que diseñe un plan que cobije a todas las categorías y entrenadoras para cada selección.

No tiene sentido reciclar entrenadores masculinos, con un pasado discreto en cuanto a logros, y tirarles la responsabilidad para asumir una competencia de este nivel. Resultó acongojante ver a Juan Diego en el postjuego con la prensa, minimizando el potencial venezolano o diciéndonos, en la previa del segundo partido, que Italia y Zambia no eran las mejores del grupo y que el pase se podía alcanzar. No había tal...Se impone un cambio. Hay que pensar en grande y traer entrenadoras clase A en esta categoría.

Si el primer mundo del fútbol femenino está en EE.UU, Europa o Asia, hay que rascarse el bolsillo y traerlas de allá. Tenemos que hincarle el diente a nuestro campeonato femenino, al trabajo de base y a la competencia.

El desafío es grande, pero si Gloriana nos sedujo con su gambeta atrevida y su manejo desequilibrante. Y Emilie con el coraje para reconocer que se puede crecer, el camino del cambio está allanado. La "10" tica nos alegró las noches mundialistas con su estilo de pelota pegada al piso, movilidad e inteligencia para el toque y la circulación. Las cazadoras de talentos que siguen el Mundial ya tienen su nombre registrado en la "tablet" y es cuestión de tiempo para que el futuro le acerque una buena mano.

Tiene talento para brillar en Estados Unidos o hacer carrera en Europa, como Shirley Cruz. Fue la joya que nos dejó el Mundial y posee una clase tan evidente, como la realidad de que tenemos que trabajar y mejorar desde la base para cambiar las derrotas y las lágrimas, por conquistas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Tiene razón Raúl Pinto al decir que con 11 la Liga le hubiese ganado a la ‘S’ la final?

Ver resultados

Publicidad

Publicidad