Publicidad

Opinión

Un gol no tiene precio

David Ramírez no está equivocado del todo. Es de Primera y no tiene por qué devengar un sueldo de Alto Rendimiento.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

David Ramírez le puso precio a los goles que vendrán. Apenas empezaba a perfilarse en el ataque morado cuando incurrió en el desliz de revelar su salario. Terminó en la banca, aunque maquillaran su alejamiento por la expulsión en la final del Torneo de Copa. Derecho de piso que llaman…

El patrón lo dejó claro. Don Juan Carlos Rojas les dijo a los colegas que temas de salario no se tocan en público. Pero los ¢200.000 al mes por mover las redes del equipo más popular del país son poco, aunque se trate de un novato sin hoja de vida.

David no está equivocado del todo. Es de Primera y no tiene por qué devengar un sueldo de Alto Rendimiento. Lo justo es que lo remuneren con el salario mínimo para un futbolista de la Máxima Categoría. Es un derecho.

Algunos clubes manejan tres categorías salariales: A. para las máximas figuras, B. para los que vienen detrás, y C. para los nuevos. El jerarca morado aclaró que el contrato con las nuevas condiciones ya está listo y que será decisión del novato firmarlo o no.

En estas historias a veces hay un tercer personaje que mete ruido. Los representantes y, aunque no se puede generalizar, algunos meten carbón y apartan a los jóvenes del objetivo. Si González está empeñado en colgarse la medalla de campeón con un plantel joven, que juegue a su estilo y respete la historia, Ramírez merece una opción.

No comparto la línea dura de algunas cabezas calientes, que braman para sacar al joven. ¿Quién a su edad no quiere labrarse un futuro mejor, guindarse de un sueño y ayudar a los suyos? Sí, comentarlo a la prensa fue un error por la fiebre del momento, pero el equipo morado es una vitrina con luces intensas que pueden cegar a un inexperto.David debería dedicarse a preparar goles o hacerlos.

Y una vez que siembre su camino de anotaciones, le puede poner precio a cada grito de gol. Su representante debería esperar a que el muchacho madure para asegurar un buen negocio a futuro.

Una moda reciente convirtió a los países escandinavos en el destino de nuestras promesas. Noruega, por ejemplo, es una liga C, sin peso en la élite europea, y con algunas historias que no han terminado bien.

Quizá a Ramírez le convenga más el calor del gol en un equipo grande y una necesaria dote de experiencia para aspirar a algo mejor.Nadie puede reclamar la cosecha cuando se acaba de plantar la semilla. Es una máxima de la naturaleza que también vale para el fútbol.

Páguenle a David un salario acorde con su condición de futbolista de Primera División. Es lo justo y déjenlo hacer lo que más le gusta. Al final, ganarán todos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad