Publicidad

Magníficos

Sele escribe glorias nuevas

Se acabó aquello de que "el tico se cae" en los grandes escenarios, de que "no tiene capacidad de concentración" y de que carece de "disciplina" para adaptarse a un planteamiento.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: EFE

La Sele nos asombra con su dote de glorias nuevas. Es un ritual que tiene sus raíces en 1956, cuando regresamos convertidos en sensación de un Panamericano, y se actualizó 34 años después, con el mágico verano en Italia 90'. Lo de Brasil es punto y aparte. El ayer y el hoy tienen un común denominador: la calidad de los futbolistas y una identidad para sentir y ejecutar el juego. El futbol sepia de los " Chaparritos" se regía por la lógica de la pelota al pie, en Italia esgrimimos el toque a ráfagas para vencer a Escocia y a Suecia, y en Brasil tres campeones del mundo se rindieron ante el orden, la audacia y el manejo correcto.No tiene sentido, entonces, establecer comparaciones entre equipos, jugadores o décadas. Todas esas glorias son el producto genuino de nuestro futbol, que se abrió espacio con una línea de juego propia y se impuso a los rivales que el destino nos puso enfrente en distintos momentos de la historia. Cuando las cosas no se dieron fue porque extraviamos el rumbo.

En lo que sí pesará Brasil es en su capacidad para derribar mitos y homologarnos con los futbolistas del Primer Mundo. Se acabó aquello de que "el tico se cae" en los grandes escenarios, de que "no tiene capacidad de concentración" y de que carece de "disciplina" para adaptarse a un planteamiento.

También la propensión a deslegitimar las ligas en donde actúan nuestros futbolistas, las nórdicas, principalmente, en donde los jugadores se han adaptado a adversidades y esgrimido su clase para lograr un rodaje internacional y una madurez, que hoy los tiene como protagonistas.Y aquí cabe el trabajo del técnico Jorge Luis Pinto, un hombre que se preparó toda su vida para ir al Mundial y, una vez allí, convirtió su experiencia en un modelo de trabajo que convenció a los futbolistas de sus reales capacidades, y a nosotros, la afición, en los depositarios de un ejemplo que, bien asimilado, nos puede ayudar a mejorar nuestras vidas.

Costa Rica es objeto de debate entre los expertos. Después de voltear en fila a Uruguay e Italia se colgó el cartel de revelación. Analistas de España, Argentina e Italia debaten por qué un "tercermundista" maneja como una moneda de uso corriente la línea y la zona para cortar espacios y ganar la posesión de la pelota, pero dispone, al mismo tiempo, de un manejo de balón propio de la mejor versión de España.Se preguntan por qué Geancarlo no juega en Italia, la universidad de los principios defensivos, qué hace Celso en el futbol sueco, con ese tino para ir de área a área en tareas defensivas y como arquitecto de juego al mejor estilo del Bayern Múnich de Guardiola, y cómo Bolaños no deleita con ese vértigo y pegada "por lo menos en Francia u Holanda".

Este es el sello de las glorias nuevas, con un impacto descomunal en el mundo y un desafío enorme a capitalizar cuando venga la hora de sentarse a hacer el balance para que lo alcanzado en Brasil se convierta en norma de ahora en adelante y no en una excepción. Porque quedó claro, ayer y hoy, que calidad tenemos de sobra y que se requiere de un entrenador de nivel para convencernos de que el primer paso para lograr algo grande es proponérnoslo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad