Publicidad

MAGNÍFICOS

Las chocheras de Blatter

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

El patrón de la FIFA a veces se aburre del ver el fútbol desde el palco oficial y se mete a la cancha.

A su manera, también le gusta jugarse unos partiditos y leer, después, la repercusión de sus jugadas en la crónica planetaria de la prensa deportiva.

Escoge muy bien los escenarios y esta vez eligió una clase de Oxford para sentar cátedra senil.

No es pecado ser viejo. Tengo 51 y voy rumbo al otoño de mi vida en unos 14 años. Pero debe chochearle al presidente de la Federación Internacional de Futbol Asociado, para emprenderla contra Cristiano Ronaldo, en una burda comparación con Lionel Messi.

Que el argentino es mejor que el portugués, es algo que tengo claro. “Lio” es más genio; Cristiano es más robótico. Mas no se vale ridiculizar su andar y satirizar sus poses metrosexuales, para saltar a las portadas.

Por eso creo que le chochea, que ya no mide bien el entorno y le flaquea el sentido de la realidad. Ronaldo podrá ser tan vedette como David Beckham, llevará un estilo de vida disipado y oneroso, pero se merece el respeto como cualquier simple mortal.

Tampoco es un quedado en el planeta fútbol. Hace goles de todas las facturas, es la estrella del equipo que concita el interés mundial junto al Barcelona, y factura mucho para que esa estructura anquilosada que es la FIFA siga vendiendo sueños.

Mofarse de Ronaldo es burlarse del fútbol, que le da de comer al suizo y le permitió acuñar unos generosos fondos de pensión para cuando pase a retiro. En el fondo, don Joseph se ríe de sí mismo.

Lo de Blatter no es nuevo. Las ambigüedades y contradicciones han sido comunes en él. Fue el delfín de otro patrón de la FIFA, el sempiterno Joao Havelange. Le sirvió con dócil obediencia y se alejó hacia el final para arrellanarse en la silla rectora del fútbol mundial.

Idolatró a Pelé hasta el servilismo y luego se distanció de él, odió a Maradona, quien no se cansó de cantarle verdades, sobrevivió con los votos del Caribe, se desmarcó hacia África por conveniencia política y después se dejó seducir por el mundo de los petrodólares.

Ese hombre es el mismo que mostró unas impensadas dotes dramáticas para decantarse del lado de Messi y su gambeta demoledora camino al arco. Si deseaba tomar partido en la puja por el mejor futbolista del mundo, Blatter erró el tiro.

Uno espera coherencia cuando el patrón de la FIFA toma la palabra. Quizá estas chocheras son la señal que el mundo esperaba para jubilar al dueño de la silla en el planeta fútbol.

Pagan por un desconocido inofensivo dentro de la cancha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad