Publicidad

MAGNÍFICOS

Yo golpeo, tu golpeas…

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Alajuelense golpeó primero, Herediano no se arrugó y el resultado fue un concierto de faltas que tiró por el despeñadero el buen espectáculo.

El fútbol convocó a los mejores del Invierno para dirimir el título, pero en el Morera imperó el reino del caos. Parecía que la consigna de la Liga era ablandar al “Team” con recursos al filo del reglamento que pudieron diezmarlo si el árbitro tuviera carácter.

Los florenses se despersonalizaron. Devolvieron cada codazo, empujón o majonazo que les propinaron para igualar la triste estadística de 19 faltas por bando, que saltó como el dato más “destacado” del primer duelo.

De fútbol, nada. Duele reconocerlo cuando la campaña expira, pero sin Guevara, Alajuelense es incapaz de reclamar la pelota, administrarla con criterio y tentar el gol con juego de conjunto. En contraposición apela al pelotazo para ver qué pesca Palacios.

Eso que el “Macho” llama “fútbol largo” y también en sus propias palabras “un recurso válido en estas instancias para buscar el título”, esconde la incapacidad de su onceno.

¿Cómo pretende ganar un campeonato, si no maneja siquiera lo básico que es ganar la posesión de la pelota y enhebrar juego?

No entiendo por qué algunos entrenadores se esconden bajo juegos de palabras para disimular errores de bulto. Nos falta seriedad, profesionalismo. Nuestro campeonato es el caldo de cultivo de una buena Selección, pero con actitudes de este nivel, nunca daremos el salto.

Herediano también se equivocó. Hubo pasajes del partido en los que perdió el rumbo y tomó la delantera en la provocación de faltas, olvidándose de que posee suficiente caudal de juego para arrollar a esta Liga descolorida y sacar una ventaja que podría ser decisiva en el Rosabal.

Su técnico se acongojó en el ritual posjuego, cuando se encaró con la prensa. Admitió que no le gustó el desempeño, se turbó con el rendimiento de sus futbolistas e hizo un propósito de enmienda para lo noche del domingo en Heredia.

Qué triste es nuestro fútbol. La medianía nos obliga a pensar en que la serie está como le gusta a Ramírez, 0 a 0 y con un juego pendiente en casa del rival para ver con qué “sorpresita” sale, cuando en realidad debería ocuparnos si el partido será trepidante, si Herediano volcará todo su caudal, si Alajuelense se dejará de miedos y jugará de tú a tú.

Pero nos entusiasma lo banal. ¿Sería utópico pensar en que los futbolistas se rebelen, saquen lo mejor que tienen y nos deparen una noche para el recuerdo, con emociones en cada marco, jugadones y goles para volver a gritar? Qué pena si conjugan otra vez el “yo golpeo, tu golpeas…”.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad