Publicidad

Magníficos

La nieve nos hizo fuertes

La vergüenza de Denver selló un pacto de corazón con el equipo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Si buscábamos una razón para unir al país con la “Sele”, la encontramos bajo la nieve. La vergüenza de Denver selló un pacto de corazón con el equipo, que puede convertirse en el combustible de grandes conquistas y acercarnos al objetivo de Brasil 2014.

Esa convocatoria espontánea en redes sociales, para darle la espalda al “Fair Play” de FIFA, y su mágica puesta en escena la noche del martes, reafirmó que el amor de la gente por el equipo es a prueba de golpes bajos, amaños y componendas. La gente ama a la “Sele”, es canto y bandera pero, esta vez, también fue compromiso solidario y afán de reivindicación. Ver a la masa roja de pie, silbante, rebelde y comprometida, me conmovió.

El técnico y el equipo deben corresponderle y ponerse a la altura. Ya en el juego, lo mejor fue la victoria. Jamaica confirmó las presunciones previas y dio lata. Complicó una y otra vez con su manejo al pie, su devoción para progresar en ofensiva a un toque, y esos desbordes a velocidad de relámpago por los terrenos fértiles. El frenesí de reggae terminó en los puños de Keylor, quien hizo un par de achiques salvadores, al mejor estilo de Érick Lonis y su recordada maniobra de “la de Dios”, en la que se arrodillaba, abría los brazos y el rival le pateaba a una extremidad o al cuerpo.

Jamaica dominó largos pasajes del partido porque Barrantes se repitió en el error de quitar y entregar mal, con un agravante: su lugarteniente Ariel Rodríguez se contagió y aquello parecía un duelo para ver quién se equivocaba más. Quedamos reducidos, entonces, al corazón de Saborío para pelearlas todas en el área, o al empeño de Campbell para bajar a los costados, recibir y perfilarse.

Lo de Joel no fructificó porque intentó beberse toda la gloria de un sorbo. Y en una de las pocas acciones en la que sirvió con ventaja, “Sabo” se la comió en la boca del arco. Pero esta vez tuvimos pegada en la red y eso nos dio el manejo psicológico del partido. El gran táctico del futbol nos ayudó a manejar, aunque con sobresaltos, un encuentro que Jamaica pudo embolsarse si cristalizaba en el arco de Navas varios jugadones, como aquel de Sheldon en la inicial.

La “Sele” debe mejorar. Los tres puntos activaron el dígito 3 en la calculadora a Brasil 2014, mas continúan abiertas las dudas en varios frentes. Persisten los despistes en el corazón de la zaga, cuesta mucho imponerse en el pulso por la pelota y carecemos de un clarificador de juego que la sirva con ventaja siempre.

Se viene otro juego decisivo ante Honduras en casa. La “Sele” tiene el favor de la gente y un proyecto de joven goleador, en la pericia y la prometedora juventud de Diego Calvo. Su desborde, su diagonal y la pegada con borde interno de derecha alejan fantasmas y confirman buenos augurios.

En la nieve descubrimos que podemos ser más fuertes.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad