Publicidad

La Liga de Sibaja

Luis Roberto Sibaja sabe dónde está sentado.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Luis Roberto Sibaja sabe dónde está sentado. Declaró intenciones rápido y aceptó que el título es una exigencia personal. Es muy temprano para atisbar cómo será su Liga. Eso sí: algunos conceptos deslizados presagian que marcará distancia del “Machillo”.

Olvidar a Oscar no será fácil. Ramírez acuñó cuatro títulos, se rebeló como un genio sin par a la hora de planificar y manejar partidos, y ancló en la tribu de figuras de culto de nuestro fútbol como el estratega más rentable de los torneos cortos. Pero el graderío le cobró su propuesta rocosa.

Sibaja desea ganarse el favor de la hinchada desde el arranque. No quiere ese frente abierto que disparó la presión arterial del extécnico. Sabe que la química con el pueblo rojinegro será decisiva para iniciar en armonía. Y ya filtró un mensaje: “Quiero un equipo más dinámico, que el juego sea más intenso y veloz”.

El que los alajuelenses aspiren a un equipo de buen pie no es pecado. La Liga es dueña del corazón de medio país y eso legitima sus aspiraciones permanentes de grandeza. El aficionado es pasional, sí, pero tiene excelente gusto. Y quizá esos que reivindican jugar bien añoran al campeón inoxidable de los 80’, los 90’ y el arranque del siglo XXI. Hay bajas que atentan contra el objetivo. Johnny Acosta encarnaba la salida clara del fondo, la posibilidad de pegar la primera puntada de un ataque desde el corazón de la defensa. Y Pablo Gabas se llevó para México su manejo con desequilibrio, su gambeta explosiva y sus goles decisivos.

Los que llegaron poseen otro perfil. Porfirio López tiene más velocidad que Acosta, pero sabe menos con la pelota. Es probable que haga pareja con Elías Palma, un abanderado de la reciedumbre. La zaga ganará en blindaje y depositará la salida en los dueños de los costados: José Salvatierra y Christopher Meneses.

Palacios y Alpízar son un caso aparte. Jerry es un goleador frío, que no dilapida una en el área chica, y Alejandro es un especialista en eso de definir a un toque. La ida de Gabas supone el reencuentro de Cristian Oviedo con la titularidad. El zurdo alternará con Álvaro Sánchez la función de dar los pases que muy pocos pueden hacer.

Alajuelense requerirá de la mejor versión del exsancarleño. Un hombre que recupere, toque, pase al ataque y llegue al gol. Álvaro debe reencontrarse con su etapa de esplendor.

La química con el pueblo rojinegro será decisiva para iniciar en armonía.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad