Publicidad

MAGNÍFICOS

Una silbada para Bryan Ruiz

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

El primer mundo del futbol es implacable con sus figuras. O sobresalen y dan lo que tienen o se van silbados. Nuestro Bryan Ruiz lo vivió en el último juego del Fulham y ahora el riesgo es que se haga costumbre.

Su andar dispar en la exigente Premier League cobra las primeras facturas del desencanto.

Fulham no es un equipo protagonista ni mucho menos. Se mueve del ecuador de la tabla hacia abajo y redondea campañas pobres.

Por ahora y como debe ser, el estratega Martin Jol salió en defensa de su pupilo. Bryan debería tomarse esta chiflada como un antídoto contra el fracaso. Es decir, sacar lo mejor que tiene y ponerlo al servicio de la causa.

Ruiz desembarcó en Inglaterra avalado por su credencial goleadora en el Twente holandés. Mover redes en Holanda no es tarea fácil. Es un oficio para expertos, como antes lo hizo Romario en el PSV o Luis Suárez en el Ajax. Y Bryan también adoquinó su paso por la Eredivisie a puro gol.

Holanda es modelo de juego y de jugadores. En la década del 60, alentó una revolución con su fútbol total, cuya mejor versión vimos en el Mundial Alemania 74’, con Johan Cruyff y su séquito de “naranjas mecánicas”.

A partir de ahí formó generaciones completas de futbolistas que se diseminaron por las principales ligas planetarias, para mostrarnos el “futbol total”, que no era otra cosa que precisión en velocidad camino al arco rival.

Lo que brasileños y argentinos hacían a 60 kilómetros por hora, Cruyff y su generación lo resolvían a 120 KM/H, en una exhibición trepidante, llena de gusto por el juego y emparentada con el espectáculo.

Aunque los decibeles de esa revolución bajaron en los últimos años, la liga holandesa sigue convertida en una factoría de figuras y en un laboratorio de propuestas de fútbol moderno.

En esa exigente escuela fue en donde Bryan se recibió como figura y goleador con honores. En síntesis, el tico tiene el nivel para ser estrella en cualquier patio, pero en un equipo irregular y sin identidad, le ha costado.

Si los del Fulham quieren cobrarle la mala campaña, resulta patético. Y lo peor en la vida es estar en un lugar en donde a uno no lo quieren.

Por eso un buen Mundial puede seducir a muchos equipos de verdadero nivel y a lo mejor quienes silbaron a Bryan, se pongan a llorar cuando ya no lo tengan.

“Bryan debería tomarse esta chiflada como un antídoto contra el fracaso”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad