Publicidad

Las entradas volaron

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Con esto de las entradas era imposible quedar bien con todos. Claramente la demanda supera por mucho la oferta y hasta el Estadio Nacional se iba a hacer pequeño. Pero también tienen derecho los aficionados de mostrar suspicacia: la reventa siempre se deja su buena tajada y a uno le cuesta creer que es a punta de hacer fila y poner a los familiares a comprar puñitos de cinco entradas. Mas, como decimos, aún sin la distorsión de la reventa, era demasiado el interés por ir a gritarle a Klinsmann y sus jugadores, y no había forma de dar boletos a todos. Y todavía alguna gente insiste en que ese partido había que jugarlo en el Saprissa (réstele 12.000 entradas).Sería loable la iniciativa para no comprar reventa, que ya recorre las redes sociales, pero sabemos que difícilmente ocurrirá. Por ley de oferta y demanda, si los compradores no aparecen, el precio bajará hasta el punto de que alguien se sienta tentado. Ni modo. Es el efecto secundario negativo de una Sele que va bien.

Gustavo Jiménez/Director

gujimenez@aldia.co.cr

@GustavoJ_aldia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad