Publicidad

Una generación perdida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Los mundiales menores son una oportunidad para dar roce de alto nivel a jugadores en etapa de formación. Pasan de disputar partidos de reserva, o algunos de canchas abiertas, a jugar en estadios de primer nivel, con árbitros profesionales y con toda esa pirotecnia que FIFA utiliza en sus competencias. Los muchachos salen de ahí con toga y birrete, listos para avanzar al escalón de alta competencia.Por eso duele tanto cuando una generación se pierde los mundiales sub-17 y sub-20. Ya nos acostumbramos a ver el futbol olímpico de lejos, pues los boletos son escasos y, como siempre, hay que darle uno a México (campeón en Londres 2012, por cierto). Pero en las categorías infantil y juvenil, creíamos que Costa Rica aún estaba en capacidad de competir. Ahora hasta Cuba nos elimina. Y resulta que un grupo de jugadores se perderá la experiencia de los mundiales menores. Es una base debilitada, para cuando den el salto a la Mayor.

Gustavo Jiménez/Director

gujimenez@aldia.co.cr

@GustavoJ_aldia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad