Publicidad

Un duelo leal

El deporte competitivo es polémica, hay fricciones.

El deporte competitivo es polémica, hay fricciones, en la cancha sobra la pierna fuerte, los aficionados discuten, los dirigentes enseñan los dientes, aunque luego pongan cara bonita para la foto. De vez en cuando, algún duelo particular consume toda la previa y se convierte en el tema que eclipsa todo lo demás.

Así ocurre en el Liga-Limón, con el pique de Luis Fernando Fallas y Óscar Ramírez. El asunto viene desde aquella posibilidad que tuvo Fallas de llegar al banquillo manudo, como asistente. El Machillo presentó objeciones, muy válidas y entendibles, pues ese puesto es su mano derecha, su hombre de confianza, la persona que le cuida la espalda. Ahí nació todo. Pero no es un duelo desleal, ni las declaraciones han traspasado los límites del respeto. Son dos técnicos ganadores, uno en un equipo humilde y otro con un gran candidato al título. Y no son robots: tienen derecho de tomarse esto como algo personal.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad