Publicidad

La Selección y los silbidos

En Costa Rica tenemos una afición muy exigente. A la Selección se le piden las conocidas tres G (ganar, gustar y golear), aunque la alineación esté remendada de suplentes como en el torneo Uncaf. Si algo sale mal, aparecen los silbidos. Luego del partido contra Nicaragua discutíamos con unos amigos en qué momento se justifican los chiflidos: ¿Al minuto diez, porque según algunos ya hay que ir ganando 3-0? ¿Al medio tiempo? ¿Apenas el centro delantero falle el primer disparo a marco? Nos preocupa que, en lugar de empujar y motivar al equipo, una actitud así se vuelva contraproducente, al meterles ruido innecesario a los jugadores. Todos quieren complacer a la tribuna, nadie va a hacer un pase malo para que le silben, y esas cosas crean presión. Necesitamos una afición comprometida, que sepa apoyar y pida cuentas cuando corresponda. ¿Cuál extremo servirá más: mesurados, como los liguistas, o de baja tolerancia, como los saprissistas, que explotan al primer error?

Gustavo Jiménez/Director

gujimenez@aldia.co.cr

@GustavoJ_aldia

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad