Publicidad

Un punto de inflexión en Tibás

Cartaginés se dispara como cohete, o vive su primer aterrizaje forzoso.

La afición cartaga lleva cuatro décadas venerando el Ballet Azul, un equipo que practicaba un futbol vistoso y coreográfico, pero que ni así pudo llegar a ser campeón.

En todo caso, se le recuerda como uno de los mejores conjuntos de la segunda mitad del siglo pasado, aún sin la corona. Ahora, quizás con menos ballet pero con mucha efectividad, el Cartaginés de Javier Delgado remueve aquellos viejos sentimientos y despierta una vez más la inquebrantable fibra azul. Pero cinco partidos es una buena racha, nada más.

Todavía falta mucho para ratificar una auténtica candidatura al título. El juego de esta noche, de visita en el Saprissa, es una aduana indispensable para saber qué tan serias son las aspiraciones brumosas. Hombre por hombre, los morados parecen tener un mejor plantel, aunque a la hora de saltar a la grama eso no siempre es determinante. Este partido puede ser un punto de inflexión: o Cartaginés se dispara como cohete, o vive su primer aterrizaje forzoso.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad