Publicidad

No debemos sufrir tanto

Partamos de una realidad: solo una vez en la historia clasificamos al Mundial gozando de lo lindo en la eliminatoria. No somos ninguna potencia, y aún dentro del mediocre vecindario de la Concacaf, apenas hemos podido ir a tres mundiales en 14 eliminatorias.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Partamos de una realidad: solo una vez en la historia clasificamos al Mundial gozando de lo lindo en la eliminatoria. Fue para Corea y Japón 2002, pero aún esa vez hubo cierta dosis de sufrimiento. En la fase previa, sacamos a Guatemala en un repechaje de todo o nada; en la hexagonal, empezamos con aquel empate en casa (ante Honduras 2-2) arañado con el disparo in extremis de Rocky Cordero.

No somos ninguna potencia, y aún dentro del mediocre vecindario de la Concacaf, apenas hemos podido ir a tres mundiales en 14 eliminatorias. Pero incluso con tales antecedentes, la receta de sufrimiento del miércoles en Panamá era innecesaria.

La Tricolor fue cómplice del baile que se llevó en los primeros 30 minutos, pues más allá del talento panameño –un equipo bastante trabajado– Costa Rica renunció a la pelota y trató de instalar un bus en la portería. Justo lo que nadie quería: empezar la hexagonal sufriendo, y por carencias propias. ¿Será todo el camino así?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad