Publicidad

Ni muñecos ni maldiciones

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Esta semana estamos publicando un recuento histórico de las finales entre Cartaginés y Herediano, además de otros episodios importantes en la dilatada trayectoria de estos señoriales equipos. Algunas de esas páginas todavía siguen vivas en la mente de aficionados y protagonistas. Está el inexistente penal a Kenneth Paniagua, el gol que le quitaron al Chino Chan o las anotaciones relámpago de Marvin Obando. Aquí se ve un patrón: las polémicas arbitrales o las actuaciones destacadas siempre perjudicaron a los brumosos (Obando solo tenía 17 años en esa final, ¡impresionante!). Contra ese pesado bagaje también debe luchar Cartago esta vez. Para ello, cuenta con una afición entregada que no cree ni en muñecos ni en maldiciones. Sus jugadores tampoco, ni mucho menos el cuerpo técnico. Si pierden, será porque, como hemos podido comprobar, Herediano es una máquina ofensiva. Pero todo éxito empieza por creer en el proyecto, por tener fe, y de eso hay mucho en Cartago.

Gustavo Jiménez/Director

gujimenez@aldia.co.cr

@GustavoJ_aldia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad