Publicidad

MAGNÍFICOS

Tenemos el mejor portero del mundo

Keylor Navas fue el mejor arquero de la justa. Sin embargo, el guante de oro le fue concedido a Neuer.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Pese a Rodríguez, Messi, Müller o Neymar, 2014 fue el mundial de los porteros, no de los delanteros. Keylor Navas fue el mejor arquero de la justa. Sin embargo, el guante de oro le fue concedido a Neuer. Lo benefició el hecho de haber jugado más tiempo que Navas, y el valor agregado que confiere ganar el campeonato. Sin embargo, Neuer no tuvo que enfrentar la instancia de los penales, donde Navas tuvo un desempeño titánico. El alemán encajó 4 goles, mientras que el costarricense sólo permitió 2: un penal, y un disparo a quemarropa, cuando su equipo se debatía heroicamente con 10 hombres, en el partido contra Grecia.

Si los goles de un delantero son perfectamente cuantificables, la labor de un portero es mucho más difícil de evaluar. Sus funciones son múltiples. Ser arquero no es un talento, sino una suma de talentos: liderazgo, anticipación, saber ordenar a su defensa, rapidez de reflejos, dominio del área, juego de piernas, ecuanimidad en el uno contra uno, salidas aéreas, achique, flexibilidad, timming en los disparos de media y larga distancia. En Brasil 2014 hubo tal plétora de magníficos porteros, que más que nunca, el guante de oro me parece constituirse en un galardón problemático. Navas fue el arquero más completo: no flaqueó en una sola de las destrezas que su posición demanda. Neuer, solicitado a fondo únicamente contra Argelia y Francia, no le amarra los botines.

El estadounidense Howard detuvo 16 obuses belgas que, si hemos de creer en las leyes de la física y los postulados de la geometría euclidiana, debieron de haber entrado. Romero emergió como un digno sucesor de Goycochea, el parador de penales que, por sí solo, logró que una anoréxica Argentina se arrastrara hasta la final en 1990. Grande fue también el mexicano Ochoa. La estirada con que detiene el insidioso testarazo de Neymar es una de las imágenes icónicas del mundial. Muchos evocaron la “parada del siglo”: Gordon Banks conjurando el cabezazo de Pelé a centro diagonal de Jairzinho desde la derecha. Felino revolcón de “Banksi”, y la pelota que rebota contra el horizontal: 7 de junio de 1970, estadio Jalisco. Ambas jugadas son, en efecto, llamativamente similares.

Navas, Neuer, Ochoa, Romero y Howard establecieron un nuevo parámetro de excelencia en ese rol, peliagudo entre todos, que es el del portero. Yo incluiría, así no fuese más que a manera de epílogo melancólico a una gran carrera, al propio Buffon, que detuvo 3 remates impensables contra Uruguay.

Pero el mejor fue Keylor. Lo sabe el mundo, lo sabemos nosotros, lo sabe él. No hay arma tan poderosa como la verdad.

Navas no flaqueó en una sola de las destrezas que su posición requier.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad