Publicidad

MAGNÍFICOS

¿Y los detractores de Jorge Luis Pinto?

Noticia de última hora: Los buenos resultados de la Sele no se deben al trabajo de Jorge Luis Pinto Afanador, sino a la labor crítica de sus detractores que lo hicieron corregir. Así, con ese argumento soberbio se han subido muchos a la carroza de la victoria.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Noticia de última hora: Los buenos resultados de la Sele no se deben al trabajo de Jorge Luis Pinto Afanador, sino a la labor crítica de sus detractores que lo hicieron corregir. Así, con ese argumento soberbio se han subido muchos a la carroza de la victoria.

Sin la humildad suficiente para decir que estaban equivocados, prefieren achacar los resultados a la apertura que tuvo Pinto ante “los consejos” para convocar de nuevo a Bryan Oviedo o porque levantó “el castigo” que alguna vez impuso a Joel.

Pero no dicen que con o sin ellos siempre hubo resultados, y que muchos otros se han mantenido y son parte del éxito en contra de la “opinión popular” que sus críticos han encabezado: Michael Barrantes, Junior Díaz, “Chiqui” Brenes y el mismo Álvaro Saborío, quien en una época era como el Anti Cristo del futbol local.

Nadie reclama ahora la titularidad que exigían del “Mambo”, Granados, McDonald o Ureña, ni recuerda que le pedían sentar a Bryan Ruiz pues ” venía a pasear”, sacar para siempre a Barrantes, que le reprochaban seguir sustentando la ofensiva en Saborío, o el “pecado” de salir en casa con cinco defensas.

Lo tildaron de miedoso y defensivo, pero ahora no saben qué decir cuando la tabla refleja que es el equipo con más goles. Decían que irrespetaba la idiosincrasia del futbol tico, porque no volvimos a ver el “chiqui chiqui” improductivo. No le daban méritos por los siete partidos y resto sin goles en contra, argumentando que se trataba de rivales malos, pero han hecho silencio luego de una visita sin goles al Azteca y de una sola anotación- de penal- ante el que llamaban Todopoderoso equipo gringo.

El peso de usar un medio de comunicación, periodista o no, es muy grande. Una cosa es que a alguien no le guste un estilo de juego y otra es vender la idea de que solo hay una fórmula futbolística para llegar al éxito y que esa es la que a mí me agrada o la que yo defiendo.

Un gran sector de la prensa y de quienes usan los micrófonos (incluso técnicos), han quedado mal parados. En algunos momentos pusieron a Pinto como un aprendiz de brujo, un disociador que provocaba conflictos entre los jugadores, un terco aferrado a un futbol defensivo que nos llevaría al fracaso.

Con todo respeto, los que han demostrado poca lectura futbolística son ellos. Uno hasta me apostó que Costa Rica no le ganaría a EE. UU., pero dos días después del triunfo en el Nacional felicitaba al entrenador por el trabajo tan bien hecho y porque “gracias a que escuchó a sus críticos” el equipo había tenido un notorio cambio en las últimas dos fechas.

O sea, prefirió enterrarse con su error o mentira, que reconocer que para cada partido el técnico encontró la fórmula de obtener el resultado, siempre con alguna sorpresa en la alineación. Si Pinto hubiese fracasado hoy sus detractores estarían sacando roncha con un “Se los dije, yo tenía razón”. El técnico no tendría trabajo y quizás nunca más oiríamos en suelo tico su “Vamos a mirar”.

Pero los encargados de juzgarlo durante este tiempo y que provocaron una peligrosa corriente negativa en el sentir popular, ahora no asumen su “mea culpa” y se suben muy campantes a la carroza de la victoria.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad