Publicidad

Rinus Michels, el hombre que reinventó el futbol

El mago, el taumaturgo, el creador de ese milagro que fue la Holanda de 1974, la llamada “Naranja Mecánica”.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Jamás he visto nada comparable a la Holanda de 1974.

Ni Del Bosque, ni Ferguson, ni Menotti, ni Zagallo, ni Mourinho. El mejor técnico de la historia del futbol es Rinus Michels. Como tal fue votado por la FIFA en 1999. El mago, el taumaturgo, el creador de ese milagro que fue la Holanda de 1974, la llamada “Naranja Mecánica”.

Cruyff, Neeskens, Resenbrink, Van Hanegem, Rep, Krol. No la Holanda de 1978. Ese era un cuadro desgastado, privado de su alma (“des-almado”): Cruyff, y de un jugador menos célebre pero igualmente importante: Van Hanegem. No los finalistas contra España en 2010: recios, ordenados, pero en modo alguno fulgurantes o pletóricos de talento.

Esas “naranjas” fueron pálidas réplicas de la única, la verdadera, la de 1974. Junto a la Hungría de Puskas (1954), el Brasil de Zico (1982), y la Francia de Platini (1986), uno de esos equipos inmortales… que nunca fueron campeones.

Equipo-marejada: atacaba y defendía en bloque. Todos hacían de todo: piezas polifuncionales. El que menos corría alcanzaba un venado.

¿Cómo marcarlos? No ciertamente de manera zonal. Cruyff -una gacela, un Pegaso- distribuía balones en el medio campo, daba salida al conjunto, desbordaba por ambas puntas (dribbling inconfundible: giraba sobre su propio eje, se devolvía, y centraba con la pierna opuesta al flanco en que maniobraba), ejecutaba la transición velocísima defensa-ataque, presionaba la salida del rival: era una orquesta, valía por todo un equipo. Vogts se le adhirió en la final contra Alemania, y a mordiscos, tirones y zancadillas, lo asfixió.

Hay un “antes” y un “después” de Michels. Es un punto de inflexión, un golpe de timón en la historia del futbol. Como constelación de individualidades, el Brasil de Pelé, Rivelino, Tostao, Gerson y Jairzinho tenía más genio “per capita”. Pero como urdimbre colectiva, dinámica de juego, engranaje de relojería, propuesta estratégica, jamás he visto nada comparable a la Holanda de 1974.

Vencieron a Uruguay 2 a 0, a Brasil 2 a 0, y a Argentina… eso fue una cátedra, un aguacero, un varapalo equiparable al 4 a 0 que Alemania le infligió al payasito de Maradona en 2010.

¡Qué obsoletos, anacrónicos lucieron nuestros equipos, en 1974! ¡Lentos, inocuos, una cancioncita de cuna contra un huracán! Brasil y Argentina tuvieron que replantear íntegramente su futbol después del baño de cuero de Holanda.

Michels: el demiurgo del Ajax, revelación de los setentas, base de la “Naranja Mecánica” de 1974. De las cosas bellas de mi vida, haber visto a su equipo jugar.

Si alguna vez me he sentido tentado a usar el término “genio” dentro de la cultura del futbol, es en su caso. Por él alzo mi copa y dejo caer estas líneas.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad