Publicidad

Magníficos

Un milagro que no es tal

Nada hay de sobrenatural en el Barcelona.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Ese prodigio que es el Barcelona -equipo, orquesta, armada, circo y ballet a un tiempo- no surgió ex-nihilo, no cayó del firmamento cual cuerpo celeste, no brotó por ensalmo en una campana de vacío. Es el resultado de dos factores: la providencia, y un proceso histórico de lenta fermentación. La convergencia de Messi, Xavi, Iniesta… esa es la parte imponderable, la que no podemos controlar: extravagancias del azar. En astronomía, un syzygy: el alineamiento de planetas en un sistema gravitacional.

En marzo de 1894 coincidieron el Sol, Mercurio, Venus y Saturno. La constelación irrepetible de Pelé, Tostao, Rivelino, Jairzinho y Gerson, en 1970. Regalos del destino. Pero otra parte es perfectamente explicable: corolario de la planificación, la evolución orgánica de las instituciones. Vilanova era asistente de Guardiola. ¿Quién le enseñó a Guardiola la dinámica, la fluidez, el arte de la retención del balón que cultiva el equipo, su ritmo acompasado, lento pero impecable? Cruyff. ¿Y quién engendró estratégicamente a Cruyff? Rinus Michels, el mejor técnico de todos los tiempos, artífice del futbol total.

Pep Guardiola fue el protegido de Cruyff, líder del inolvidable blaugrana de 1991. La escuela de Michels, el fuego sagrado del maestro, es transmitido, en proceso de relevos, de Cruyff a Guardiola, y de este a Vilanova. Detrás de todo está Michels que, muerto en 2005, aún pareciese alentar con su espíritu el mejor futbol del mundo. Su impronta, su legado le pervive. Lo propio de los genios. Así que, si hay un factor aleatorio -la conjunción de astros-, hay otro absolutamente lógico, y está en control de los hombres: tradición, transmisión del conocimiento, concepción dinástica de la sabiduría, experiencia acumulada que pasa de mano en mano, visión a largo plazo, continuidad, la estructura pedagógica maestro-discípulo: ¡fundamental, irremplazable! Eso que Costa Rica no tiene.

Nada hay de sobrenatural en el Barcelona. Todo es rastreable en el tiempo: Michels, Cruyff, Guardiola, Vilanova. Cada técnico formó a su sucesor. Como debe ser. Los milagros solo son milagrosos a medias. ¿Qué es el Barcelona? Inteligencia histórica: atesorar las enseñanzas del maestro, construir sobre la base de los predecesores. Messi es un fenómeno, y como tal inexplicable. Pero el equipo en que está inserto, el proceso de que forma parte es, por el contrario, factura eminentemente humana. ¿Por qué no somos capaces de construir a largo plazo un proyecto análogo? (La liga española es 6 años más joven que la tica). Pues porque somos chiquititos: de pensamiento, de mástil, de horizonte. ¡Tan chiquititos!

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad