Publicidad

Magníficos

Una limosnita de futbol

Alguien adujo que, con 33 años, ya “estaba de salida”.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

¿El Mambo en la Selección? Alguien adujo que, con 33 años, ya “estaba de salida”. Si, así son las cosas, recordemos que Saborío (31), Arrieta (29), Brenes (29), Bolaños (29), Ruiz (28) no son precisamente adolescentes. Y Donovan, con 31, ¿no fue la gema de la Copa Oro? Uno de los criterios para seleccionar a un jugador es el momento psicológico que atraviesa: enrolarlo cuando está “enrachado”. Considerar su nivel de “calorías emocionales”. Y el Mambo está en su ápex anímico. Un mediocampista, aun en su peor día, está en contacto con el balón. Se mueve en la zona álgida donde se genera el juego. Siquiera recuperará un par de pelotas y lanzará uno que otro balonazo.

En cambio, el jugador aislado, que espera, 30 metros delante de sus compañeros, la barrica salvadora de alguna bola de profundidad, puede morir de “inanición futbolística”. Morir por “sequía” de balones, si los creadores no lo alimentan. La expresión “no dar pie en bola” deviene aterradoramente literal. Y como a lo sumo recibe tres pelotazos en todo el partido, es probable que los desperdicie: pónganse en su lugar. Un mediocampista puede perder 20 de 50 bolas. Un delantero “milpa” al que solo le llegan tres debe aprovecharlas todas, con el inconveniente de que está siempre psicológicamente “frío”, crispado en ansiosa espera. Comprendo el predicamento de Saborío. Mal hacemos en denostarlo con chistes de cantina y toda suerte de guasas. Lo desmoralizaremos, y conspiraremos contra el rendimiento de la Selección. Es un buen delantero, pero está demasiado solo. Pónganle un binomio, una dupla, una sociedad ofensiva con la que pueda ensayar una pared en el área.

La Alemania de Löw juega con 4 delanteros: Klose, Müller, Podolsky y Gomez. En 1990, Klinsmann y Völler, y en 1970, el técnico Schön estableció un diálogo entre “el tanque” Seeler y el “bombardero” Müller, sin duplicar posiciones: cuando uno gravitaba hacia las puntas, el otro cerraba por el centro. ¡Nadie, hoy en día, juega con un solo hombre en proa! Futbol pusilánime, medroso: “Mujeres al borde de un ataque de nervios”, de Almodóvar. Brasil con el Santos, Alemania con el Bayern, España con el Barça, Holanda con el Ajax: las selecciones se nutren de sus equipos campeones. ¿Por qué nosotros tenemos solo a dos jugadores del Herediano? Moreira (tercer portero) y Soto, al que de vez en cuando sacan a asolear. Pinto y la esfinge de Giza: los más indescifrables enigmas de la historia. Es ciertamente posible que gane el Mundial a punta de penales, empatando todo 0-0. No lo celebraré: el hecho es que se está jugando mal.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad