Publicidad

Magníficos

¡Qué pedazos de cretinos!

Los he visto ejecutar sus maniobras. Hace 20 años, en las carreteras de San Pedro y Pavas. Luego emigraron a la radial de Tibás, y ahora se han posesionado de la autopista a Villa Colón.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Bueno, ya puedo decir que, de morir mañana, habría oído la más insólita y monumental sandez concebible. Un grupúsculo de atorrantes -autodenominado “gremio”- le exige al gobierno que les construya pistas para practicar “piques”. No contentos con tal pataleo, tienen el tupé de describir su vicio, sus pulsiones suicidas, como “deporte”. Así que el “piqueteo” es un deporte, y sus cultores, atletas tan dignos de respeto como las hermanas Poll, Navas o Tuzo Portugués. Tal parece que se impone redefinir eso que llamamos deporte. Este año se han impuesto 425 multas y decomisado 80 vehículos y 62 placas para acabar con estas “competencias”.

¿Por quiénes se toman estos idiotas, “chiquitos de papi”, carajillos que pretenden enseñorearse del mundo haciendo rugir motores y exhibiendo la potencia de sus vehículos? ¿Fittipaldi, Senna, Schumacher? No, no: probablemente su modelo sea “The fast and the furious”… Y ya vieron lo que sucede, cuando alguien es demasiado “fast” y “furious”. Con sus veleidades hollywoodenses, estos criminales ponen en peligro la vida de todo cuanto a su alrededor se mueve.

Los he visto ejecutar sus maniobras. Hace 20 años, en las carreteras de San Pedro y Pavas. Luego emigraron a la radial de Tibás, y ahora se han posesionado de la autopista a Villa Colón. ¿Qué ellos se hagan papilla? Me importa un bledo. Eso no sería problema. Es la ley de la selección natural: los imbéciles deben desaparecer para la depuración de la especie. Lo monstruoso es que maten a otros. Eso sí me duele. ¿Ellos? Es higiénico y saludable, para nuestro ecosistema, que se estrellen en cualquier paredón. El estado no debe invertir un céntimo protegiendo de sí mismo a alguien que coquetea con la muerte de tal manera, y que sueña con emular a Paul Walker. Pero urge proteger a las víctimas de su rápida furia y su furiosa rapidez.

No todos son “chiquitos de papi”: muchos dejan a sus familias sin comer para jugar a “Los duques del peligro”, y están, por lo demás, bien creciditos. En sus mini-mentes, rapidez, glamur, motores, dinero y farándula, licuados en inusitada compota, son sinónimo de éxito. James Deans tropicales. ¡Así que el país debería suspender la construcción de carreteras perentorias, y concederles a estos antropoides pistas para uso personal! Y como no los complacen, se declaran “perseguidos”. Señores: no ensucien la bella, noble noción de “deporte”. Una cosa es Schumacher, otra un psicópata con un motor a guisa de revólver. ¿Saben qué? ¿Por qué no van a jugar ruletita rusa? ¡Se van a divertir mucho! Ahí nos cuentan cómo les va.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad