Publicidad

Magníficos

Klopp y el Borussia Dortmund

“Como jugador tenía piernas para jugar en la tercera división y cerebro para jugar en la Bundesliga”, Jurgen Klopp.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

“Como jugador tenía piernas para jugar en la tercera división y cerebro para jugar en la Bundesliga”, Jurgen Klopp. Carismático, analítico, emocional en su coaching, un tanto extravagante en su accionar. Así describen al técnico que acaba de liderar al Borussia Dortmund a la final de Champions. Tras dirigir siete años al Mainz 05, tres años en la segunda Bundesliga, en la que ganó al tercer año la promoción a la primera donde se mantuvo tres años hasta descender en el 2007. Dio el salto al Borussia en la temporada 2008-2009. Campeón de Alemania en dos ocasiones al hilo: 2010-2011 y 2011-2012, y este 2013 alcanzó la curva más alta de su rendimiento al llevar al Borussia nuevamente a una final de la principal competencia de clubes de Europa, 16 años después de ganarla en Múnich ante la Juventus de Del Piero. Graduado como técnico en la Escuela de Deportes de Colonia en el 2004 y con estudios en la universidad de Frankfurt, aseguró en su momento que: “He necesitado de todo lo que aprendí en mi educación formal como sociología, pedagogía, psicología y de entrenador para tener una excelente base para hacer este trabajo. Sin este apoyo no me hubiera convertido en el entrenador que soy”.

Este representante de la nueva generación alemana de jugadores y entrenadores concuerda que la actual camada es una de las mejores en años, debido a la renovada educación, donde se ha mejorado considerablemente la metodología educativa. El punto de partida se dio con la eliminación de Alemania en el Euro 2000 en la fase de grupos. Un excelente análisis de la realidad del futbol alemán permitió un cambio profundo en la forma de trabajo. Paso a paso en el último decenio fueron apareciendo una nueva clase de entrenadores, dispuestos a ver más allá de las viejas virtudes alemanas de espíritu de lucha y potencia física. La Federación obligó a los clubes a construir centros de rendimiento para detectar y desarrollar las nuevas generaciones de talentos, enfatizando en la técnica y concepto de juego. El Borussia obtuvo así a cinco jugadores: Mario Gotze, Mats Hummels, Sven Bender, Kevin Grosskreutz y Marcel Schmelzer y con la visión y capacidad de trabajo de Klopp se posicionó primero en la Bundesliga y ahora en Europa. Un ejemplo a estudiar en nuestro medio.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad