Publicidad

Magníficos

Comunicación

El jugador es consciente de que el estratega lo conoce bien. En términos de comunicación, este aspecto es llamado "el espacio libre".

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Para que se pueda dar una adecuada comunicación, entrenador-jugador, es necesario contar con medios de ayuda, que permitan reconocer y manejar los diferentes escenarios que se pueden presentar y mejorar la comunicación entre ambas partes. En comunicación pueden suceder cuatro cosas. Primero, el entrenador conoce muy bien al jugador, sabe que le puede mover y motivar al jugador. El técnico conoce por qué el futbolista determinadas cosas, las hace bien o mal en el campo de juego. El jugador es consciente de que el estratega lo conoce bien. En términos de comunicación, este aspecto es llamado “el espacio libre”. Tanto el timonel como su dirigido, se sienten cómodos con la situación. Luis Fallas, Rónald Mora, Marvin Solano son ejemplos de técnicos a los que generalmente les gusta llevar futbolistas a los diferentes equipos en donde trabajan, con los que guardan una relación de mutua confianza y se sienten cómodos laborando juntos.

Segundo, hay una zona que para el jugador es conocida, pero no para el estratega. Por ejemplo, cada vez que el jugador comete un error, siente que los comentarios del entrenador suenan a una crítica molesta y de esta manera se vuelve inseguro. Eso lo sabe el futbolista, pero el técnico ni se lo imagina. Ésta situación es llamada “el punto ciego”. Hay que hacer la salvedad de que algunos timoneles utilizan como estrategia provocar a los futbolistas, los critican abiertamente para generar en ellos una reacción positiva, para que saquen carácter. Cruyff y Mourinho son ejemplos de este tipo. La tercera situación es a la inversa de la anterior, algo que sabe el entrenador, pero que no es conocido por el jugador. Por ejemplo, el no educar las relaciones dentro del equipo. Un caso ilustrativo es cuando él se da cuenta que apenas cinco jugadores saben qué decir durante una charla, pero él no lo habla con ellos, lo deja que sea de esta manera. Esta zona es conocida como “el yo secreto”. La cuarta situación, el yo inconsciente, es cuando hay algo en lo que tanto el entrenador como el jugador, no están conscientes, pero que de cierta manera no los llega afectar del todo. Entre más grande sean “el punto ciego” y “el yo secreto”, y más pequeño es “el espacio libre”, habrá mayor posibilidad para malentendidos. Se puede lograr mejores resultados si la comunicación se ubica entre el “punto ciego” y “el yo secreto”, y simplemente se tiene la voluntad para generar la información correcta en ambas direcciones. Ejemplo de ello es como manejaron el seleccionado Bryan Oviedo y técnico de la Selección Nacional Jorge Luis Pinto sus diferencias. Apertura y valentía son esenciales, y el entrenador tiene un rol de liderazgo para lograrlo.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad