Publicidad

Opinión

Ganar y jugar bien

Es difícil encontrar hoy en día un director técnico que crea que si el equipo jugó mal, no merecía ganar, y que lo acepte públicamente.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Esta Selección dista un tanto de la que juega la hexagonal.

En el futbol profesional existe hace tiempo diversidad de opiniones acerca de qué es mejor: si ganar jugando bien o ganar sin importar si se jugó mal. La presión sobre el entrenador y los equipos por ganar cada día es mayor, los aficionados solo quieren ganar, los patrocinadores quieren ver su marca en lo alto del podio.

Bajo estas circunstancias, muchos directores técnicos prefieren sacrificar el jugar bien por obtener un buen resultado. A otros, les gustaría jugar bien más que ganar. Es difícil encontrar hoy en día un director técnico que crea que si el equipo jugó mal, no merecía ganar, y que lo acepte públicamente.

Es evidente que a muchos no los hace feliz ni les complace ganar jugando mal, ya sea por ser exigente, por amor al juego o por convicción.

A una gran mayoría de estrategas del futbol les gustaría ser recordados debido a la manera de jugar de sus equipos, y no tanto por los títulos que ganaron.

A nivel mundial, la gente aún recuerda a la Hungría del Mundial de 1954, tres años invicta y una máquina de jugar bien y hacer goles, o a la Holanda y Polonia del Mundial de 1974. Al Brasil de España 1982, calidad individual y jugadores espectáculo. La Francia de Platini y Gírese. Todas grandes selecciones, que jugaron un gran futbol pero que no fueron campeonas.

Grandes clubes también habitan en la memoria de los aficionados al futbol, tanto aquí como en el resto del mundo; el Ajax de Cruijff, hace un tiempo el AC Milan de Arrigo Sacchi, que jugaba el pressing guiados por el gran Franco Baresi, al igual que el Barcelona del 2005. E l Real Madrid del artista Zidane, el Barcelona de Guardiola y Messi.

En Costa Rica, el aficionado aún sabe quienes fueron los Chaparritos de Oro, el Ballet Azul, el Saprissa de los seis títulos seguidos o la Liga de los cuatro Campeonatos Nacionales en forma consecutiva, o el Herediano de las grandes gestas internacionales, y lo sabe por el buen futbol que practicaron y la calidad de los jugadores que tenían. Hoy en día, esta divergencia, llega hasta la Selección Nacional.

Su reciente participación en la Copa Oro aviva esas viejas preguntas de si juega bien, si gusta su estilo. Tenemos que tener claro que esta Selección dista un tanto de la que está jugando la hexagonal final rumbo al Mundial de Brasil 2014.

Le faltó el peso ofensivo y la calidad individual que le aportan Ruiz, Campbell, Bolaños y el mismo Gamboa. Ellos, además de su aporte individual, hacen mejores a sus compañeros y el juego en equipo luce bien.

La Selección de la hexagonal, además de la solidez defensiva, terminó ganando y jugando bien. No hay que sacarla de los buenos recuerdos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad