Publicidad

Magníficos

Destitución del entrenador

Muchas veces los directivos no saben distinguir entre una sucesión de malos resultados y una sucesión de malos resultados debido a un mal timonel.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

El 29 de setiembre fue publicado en Me Judice, un foro de discusión independiente para economistas, los resultados de una nueva investigación llevada a cabo en Holanda por Jan van Ours, profesor de Economía del Trabajo de la Universidad de Tilburg, en conjunto con el profesor asociado de la Facultad de Economía de la misma universidad, Martin van Tuijl, donde se muestra que despedir a un entrenador de un club de futbol, en la mayoría de los casos, no tiene gran sentido.

Ellos investigaron 42 despidos de entrenadores en la división de honor del futbol holandés (Eriedivisie) durante 14 temporadas y concluyeron que no hubo una diferencia notable en el rendimiento con el nuevo técnico al frente.

Los investigadores no quisieron utilizar la forma habitual de medir si un cambio de entrenador surtió efecto, donde se compara el rendimiento antes de la sustitución del estratega con el rendimiento después del despido del DT.

Ellos prefirieron plantearse la pregunta ¿qué habría pasado si no lo hubieran destituido?

Buscaron comparar la situación de despido del entrenador con una situación anterior en el mismo club, donde las condiciones eran similares o aun más difíciles, y sin embargo no despidieron al entrenador de su escuadra.

Llegaron a la conclusión de que cuando se da una sustitución del técnico, muchas veces los directivos no saben distinguir entre una sucesión de malos resultados y una sucesión de malos resultados debido a un mal timonel.

En ocasiones, una seguidilla de malos resultados no se debe a que el entrenador sea malo. En gran parte de los casos, donde la junta directiva tomó la decisión de sustituir un entrenador, se debió tan solo mostrar que tienen poder de decisión en momentos difíciles. En muchos de los casos estudiados, la junta directiva actúo bajo presión de los aficionados.

También concluyeron estos investigadores, que los directivos erróneamente escogen el camino de que hacer algo es mejor que hacer nada.

Las relaciones tensas del entrenador con algún dirigente, miembro del cuerpo técnico, socios o grupos de aficionados, puede ser un factor que también influya para que lo destituyan de su cargo.

Este estudio bien podría realizarse en nuestro medio y creo que los resultados serían prácticamente idénticos. A mi memoria llega el recuerdo de tantos casos, donde se presentaron situaciones similares a las mencionadas anteriormente.

Los dirigentes deben saber distinguir al menos cuando se dan malos resultados debido a situaciones que van más allá de la capacidad del entrenador. Deben entender que la continuidad y la estructura en un club de futbol son necesarias para lograr buenos resultados.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad