Publicidad

Magníficos

Se buscan entrenadores que sean también formadores

Retar, guiar, corregir, antes, durante y después de los partidos, ese es el perfil del formador.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: /Foto: Graciela Solís

Tras la eliminación de la Selección Sub 20 en la Copa Uncaf, es necesario interpretar adecuadamente los hechos para obtener aprendizaje de ello y mejorar el programa de selecciones menores de la Fedefutbol.

El asunto inicia con el nombramiento de Rónald Mora, quien en definitiva no era el candidato idóneo para el puesto; no se trata de si es buen o mal entrenador, se trata de ver cuál es su línea de trabajo. ¿Armador o formador de equipos?, Rónald ha hecho buenos trabajos armando planteles que estaban formados por un núcleo de jugadores de recorrido, donde le daba espacio a algún novato que prometiera; como lo hizo con el PFC y con el primer Limón FC que dirigió y ascendió.

En este aspecto, la comisión técnica de la Federación falló al elaborar el perfil idóneo para ese puesto, lo cual llama la atención, ya que cuenta en su personal con profesionales de reconocida capacidad, los cuales pudieron asesorarlos y guiarlos en la elaboración de este perfil.

Luego continúa con el supervisor de selecciones menores, el español Pablo Sanz, quien evidentemente supo desde un principio que Mora no tenía las cualidades necesarias para el puesto y no impuso su criterio y conocimiento en el momento adecuado.

Entrenadores formadores los hay en nuestro medio, basta con revisar sus trabajos en los equipos que dirigen o han dirigido para notarlo. Si están en la primera división, capacitan a los técnicos de la liga menor, con frecuencia asisten a entrenamientos y juegos de estas categorías y van a torneos internacionales de este nivel. Les abren espacio en la primera división y gradualmente les dan minutos de juego hasta que se consoliden.

En el camino corrigen una y otra vez, repiten y repiten hasta pulir al jugador. Además, de tener buen ojo para reconocer un jugador talentoso, tienen una metodología de trabajo moderna y una visión de cómo deben formarse los nuevos valores. Estos formadores comprenden plenamente que en la Sub 20, el último y el próximo juego son esenciales para la formación.

El formador le enseña a los jóvenes a mejorar el desempeño de sus tareas, a actuar con rapidez y especializarse en las tareas del equipo, en las cuales ellos pueden verse mejor. Los guía a comprender y aceptar que lo importante es jugar subordinado al equipo, a aprender a lidiar con el estrés y la presión de la competencia. Comprende que el futbol juvenil no puede ser igual al futbol mayor, que el próximo paso en el proceso de aprendizaje se inicia cuando el desarrollo de los jugadores así lo permite.

Retar, guiar, corregir, antes, durante y después de los partidos, ese es el perfil del formador.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad