Publicidad

MAGNÍFICOS

Penal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Miércoles 20 de junio 2007, Estadio Abe Lenstra, Heerenveen , Holanda. Junto con 15 compañeros y los profesores del curso “Análisis de juego y táctica” presenciamos la semifinal del campeonato europeo sub-21 entre Holanda e Inglaterra. 1 a 1 fue el resultado después de 90 minutos y la prórroga. El ganador se decidió por la vía de los penales; después de 25 cobros ganó Holanda 13 a 12.

Un periodista le preguntó al entrenador de la selección holandesa Foppe de Haan acerca de cómo eligió el orden de los pateadores de penal, él explico que el cuerpo técnico no los eligió, que le dejó la responsabilidad de la elección a los propios jugadores y justificó su decisión en que los futbolistas sabían mejor que nadie si estaban preparados o no para ejecutar el penal y en qué orden. Tiempo después, pude leer un reporte técnico muy detallado de este torneo, en que se describen los aspectos principales de la preparación de Holanda.

Un punto principal fue el de la visita a la concentración del equipo de dos especialistas en penales: el psicólogo noruego Geir Jordet y el científico Chris Visscher, quienes habían realizado una investigación científica en la Universidad de Groninga de Holanda, acerca de cuáles son los factores de éxito para cobrar un tiro de penal en el alto nivel. Esta investigación se basó en 41 series decisivas de penales durante campeonatos mundiales, campeonatos europeos y la Copa América, así con entrevistas a 10 jugadores que participaron en una serie de penales entre Holanda y Suecia en la Euro del año 2004.

Jordet concluyó que “un penal toma más del espíritu del jugador que de su pie y que los jugadores que creen que la ejecución de un penal es una lotería, son más propensos a tener tensión y ansiedad y suelen ser estos jugadores los primeros en fallar”. Este estudio reforzó las conclusiones que se presentaron en dos momentos de aprendizaje en mi formación profesional con respecto al penal, una se dio en el curso Futbol III de la carrera de Educación Física de la UCR con el profesor Iván Mraz acerca de la naturaleza del penal, donde concluimos que el penal era una situación más emocional que técnica.

La otra durante el curso de futbol en la Universidad de Leipzig en Alemania con el profesor Meir con la misma conclusión. Dos ejemplos clarísimos: Mundial de México 86, cuartos de final Brasil vs Francia. En la serie de penales Zico y Sócrates, dos de los mejores jugadores de Brasil, fallaron su penal y Brasil fue eliminado, y el otro, la final del Mundial en Estados Unidos 1994 entre Brasil e Italia, los grandes jugadores Italianos Franco Baresi y Roberto Baggio fallaron su penal y Brasil fue campeón mundial. Evidentemente el futbol es reflejo de la cultura de cada país en que se expresa, pero en medio de ella la ciencia puede hacer la diferencia y guiarnos a la excelencia.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad