Publicidad

Magníficos

Primer desafío del año

La derrota no debe marcar el camino para esta generación de la Sub-17 femenina, este es un momento de aprendizaje y formativo de gran valor.

FOTO: Manuel Vega

En mi primer artículo del presente año, publicado el sábado 4 de enero, me refería a los 3 desafíos que enfrentara el futbol costarricense durante el 2014. El primero de ellos es el Mundial Femenino de la FIFA sub-17, que se está celebrando actualmente en nuestro país.

Mencionaba que la principal tarea de Juan Diego Quesada era...” dotar de un estilo de juego a esta selección, que marque el camino para el próximo ciclo del futbol femenino. ¿Cuál debe ser la misión para esta selección? Que muestre una idea de juego bien definida, a partir de la estructura física, mental y técnica de las jugadoras costarricenses. Posicionar al futbol femenino costarricense a un nivel intermedio”

Hoy después de dos juegos, se logró realizar estas tareas? Observé el juego ante Venezuela por la televisión guatemalteca y miré mucha entrega e intensidad, pero no un estilo de juego definido. La organización en el campo de juego fue difícil de definir, las tareas básicas, la cooperación entre líneas y dentro de líneas no fueron eficientes. Corrieron mucho, pero muchas veces mal; Johan Cruyff decía que hasta para correr hay que tener técnica.

Muchas carreras innecesarias, mucha conducción y la orientación en el campo de juego no era la idónea. La técnica en el futbol actual, dado el poco espacio y tiempo que hay en el desarrollo del juego debe ser muy funcional: Pases precisos, fuertes, rasos al pie, bien orientados al arco del contrario cuando es al espacio, controles orientados. Lo observado en este juego mostro carencia en ese sentido. Gloriana Villalobos tiene una técnica de base exquisita, más debe mejorar su técnica funcional, tiene un potencial para convertirse en una de las mejores jugadoras del área, por su edad y talento. Está claro que debe salir del país para completar su educación futbolística.

Hoy sin posibilidad de alcanzar la segunda fase, que era la meta que se había planteado esta selección, no es momento para lamentarse. Se debe entrenar mucho más para alcanzar el nivel siguiente. Mejorar la estrategia para controlar a las oponentes.

Maximizar las cualidades presentadas para que les permita sacar el máximo rendimiento y eliminar todo aquello en el juego de estas muchachas que no puedan hacer bien.

Otro aspecto de vital importancia es mejorar el juego de ataque. Para ello es necesario mejorarles el juego posicional, y que las delanteras reconozcan el mejor momento para presionar y recuperar el balón, mantener el balón bajo presión y el juego entre líneas.

La derrota no debe marcar el camino para esta generación, este es un momento de aprendizaje y formativo de gran valor. La derrota, el error, golpean fuerte, pero enseñan.

Pagan por un desconocido inofensivo dentro de la cancha

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad