Publicidad

Magníficos

Lo efímero de la victoria

Una vez que acaba el partido donde se obtiene un buen resultado, empieza la preparación para el próximo.

“Tan pronto como termina el juego, termina mi celebración” Sir Alex Ferguson. Así de simple funciona para los entrenadores.

Una vez que acaba el partido donde se obtiene un buen resultado, empieza la preparación para el próximo.

Muchas veces me he sorprendido a mí mismo, caminando hacia el vestuario después de un gran juego, pensando en la preparación del próximo encuentro.

Conociendo de antemano que, lo que funcionó hoy, puede que no funcione mañana, se empieza a calcular, cargas de trabajo, ejercicios, posibles jugadores, planteamientos.

Si estará o no recuperado tal jugador, como podrá llegar el oponente a plantear el juego. Si la energía que se produce en el grupo después de ganar, durará hasta la próxima jornada o no. No hay tiempo para celebraciones más allá del camerino.

El futbol profesional es de resultados, los patrocinadores y la afición quieren que se gane a como dé lugar y no les interesa como se ganó, como se perdió. Una situación que sucedió con mi equipo aquí en Guatemala, el Mictlan lo refleja claramente.

Se le ganó de visita al Municipal, el equipo más popular del futbol guatemalteco, al juego siguiente en casa, un aficionado gritó poco antes de que el árbitro pitara el inicio del juego lo siguiente: ‘no crean porque le ganaron al Municipal es suficiente, hoy tienen que ganar hijos de tales’.

El calendario no ayuda mucho, cuando se tiene que jugar domingo-miércoles-domingo, o como en este cierre violento de temporada en que la FIFA aceleró la finalización de los campeonatos para el 18 de mayo.

Tanto en Europa como en Costa Rica estas dos últimas semanas han estado cargadas con partidos de alta calidad entre semana y falta pues se jugarán cinco en dos semanas para un promedio de 1 juego cada 2,8 días.

Los equipos ricos como Alajuela, Saprissa, Heredia por allá o Comunicaciones, Municipal o Xelajú por aquí podrán enfrentarlo con rotaciones por tener planteles grandes y compuesto de estrellas, pero los equipos no tradicionales deben ser muy creativos para utilizar sus recursos humanos. Los grandes clubes recuperan sus jugadores en cámaras hiperbaricas, jacuzzis, u otras tecnologías, los pequeños recurriremos a los baños en agua fría, un tonel o una piscina de niño cargada de agua con hielo servirán a la causa.

Sentado en el autobús de regreso a casa, el entrenador a lo sumo podrá ver hacia atrás y sonreír por un trabajo bien hecho, pero rápidamente debe volver la vista al ahora, a lo que sigue y buscar en sus pensamientos nuevamente el juego prefecto.

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad