Publicidad

Magníficos

Diez mil horas

Los jugadores de nivel internacional, de selección, simplemente entrenaron más horas que el resto.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

¿Cuánto debe entrenar un jugador de futbol para alcanzar la cima? A finales de los años ochenta se hicieron en Bélgica las primeras investigaciones acerca de la influencia del entrenamiento en los futbolistas. Se observaron jugadores de la selección nacional, de la liga aficionada y provinciales (equivalente a Linafa aquí). Se investigó cuál camino recorrieron para alcanzar su mejor nivel. El resultado mostró que el total de horas que un jugador ha entrenado durante su carrera influyó mucho para alcanzar finalmente su mejor nivel.

Los jugadores de nivel internacional, de selección, simplemente entrenaron más horas que el resto: alrededor de 10.000 horas. Los jugadores de la división profesional que no llegaron a la selección, ni a nivel internacional, entrenaron alrededor de 8.000 horas.

Finalmente, los futbolistas que se mantuvieron en la liga aficionada estuvieron en un campo de entrenamiento cerca de 5.000 horas.

Este número de horas se empleó tanto en entrenamiento individual como colectivo. Se encontró que a mayor número de entreno individual, menor es el nivel del jugador, y que los mejores entrenan más en equipo.

Naturalmente no solo se trata de la cantidad de horas que se entrene, sino también de   qué tipo de trabajo se hace durante las horas que se invierten en un campo de entrenamiento, para lograr ser un jugador de gran nivel. El entrenamiento debe ayudar al joven futbolista a ser consciente de su aprendizaje, ha medida que va adquiriendo experiencias formativas no dé por asumido que seguirá aprendiendo de manera inconsciente y avanzar hasta experimentar lo aprendido, y   seguir su camino hasta alcanzar su mejor nivel.

El entrenamiento debe guiar al jugador a ser consciente de lo que esta entrenando, de cómo lo hizo y cómo podrá hacerlo mejor la próxima vez. Se debe dar un espacio para que los jóvenes puedan practicar más tiempo en los aspectos en los que no son suficientemente buenos. Entrenarse en algo que no se domina, como por ejemplo la pierna débil, no es plancetero pero si se persevera lo puede conducir a la cima.

Hay una máxima que aplica no solo en el futbol, y que muchos entrenadores repiten constantemente durante la fase de formación: para llegar a ser profesional no basta con entrenarse solo con el equipo, lo que significa hacer trabajo extra durante el tiempo libre.

Además de una visión de cómo debe formarse un futbolista, de la cantidad y calidad de horas de entrenamiento, es necesario que el jugador no pierda esa actitud de ver y sentir el juego desde su propia iniciativa.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad