Publicidad

El valor del fracaso

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

“Cada fracaso le enseña al hombre algo que necesitaba aprender”, indicó el escritor Charles Dickens.

En nuestro medio la palabra fracaso es vista con temor, es evitada a toda costa en cualquier ámbito social o deportivo, pero es el insulto preferido en la mayoría de los estadios de futbol.

Bajo estas circunstancias, surge la necesidad de comprender el verdadero significado de esta palabra y su valor a la hora de ser utilizada.

Revisando la definición encontramos que hace referencia a la falta de éxito o a un resultado adverso, pero en ningún momento se indica que el fracaso es incapacidad, falta de aptitud o talento de las personas.

Entendido esto se puede analizar la final del campeonato de Invierno, que terminó con la victoria de la Liga Deportiva Alajuelense y el “fracaso” del Club Sport Herediano en alcanzar la meta de retener el título.

Si se va más allá se puede observar que en los últimos dos años y medio los rojiamarillos han logrado reunir cantidad y calidad de jugadores en su plantel. Desde Orlando de León hasta Claudio Jara mantuvieron a la institución en lo más alto, peleando por ser los mejores, sacándole provecho a la calidad técnica y humana de este grupo de jugadores.

Este grupo logró el ansiado campeonato 22 en el Verano, pero falló en el intento por alargar su dominio. Así que yo me pregunto ¿Cómo se le puede considerar a esto?

Para seguir con la definición de fracaso de Charlie Dickens, ¿Cómo se podría enriquecer el Herediano después del resultado de esta final, para que la próxima vez sea diferente?

Aprender de sus errores, adaptar sus individualidades al juego en conjunto, descubrir sus debilidades, ya que el éxito pueden ocultarlas, cambiar lo necesario y hacerlo rápido, serían algunas de las claves.

Hacerse las preguntas adecuadas, para encontrar las respuestas correctas es la solución a todo.

Un ejemplo de esto se da con Elías Aguilar, uno de los mejores talentos que han surgido en el futbol nacional últimamente, jugó por debajo de su mejor nivel, desde mi punto de vista, por lo que la pregunta para él sería ¿Qué aprendió? Y no ¿Por qué no jugó como siempre lo hace?

De esta manera para él este momento sería de aprendizaje y le permitiría superar el “fracaso” de no ganar la final y así seguir en la búsqueda de alcanzar sus metas.

Tomas Alba Edison antes de inventar la bombilla, lo intento más de mil veces y fracasó, pero no bajó los brazos, persistió hasta lograrlo, ante lo cual dijo: “No he fracasado mil veces, he encontrado mil maneras de cómo no se debe hacer una bombilla”.

Para tener éxito en lo que se hace no hay que darse por vencido nunca.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad