Publicidad

Magníficos

Andrea

Trece años de conocerte y nunca antes te había visto tan entusiasmada y apasionada con el futbol.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Trece años de conocerte (sí, desde que naciste el 7 de marzo del 2001) y nunca antes te había visto tan entusiasmada y apasionada con el futbol. Sí, para este tío ha sido todo un descubrimiento y un regocijo verte Andrea (o “Purrujilla”, como te llamo desde temprana edad) viviendo intensamente cada segundo jugado por la Selección de Costa Rica en el Mundial Brasil 2014.

La primera sorpresa me la diste el sábado 14 de junio cuando llegaste a la casa de tus abuelos paternos en Moravia vestida con una camiseta de la Sele. Y para demostrar que el hábito no hace al monje, no paraste de apoyar a los jugadores ticos con canciones, porras, aplausos, brincos…Ese día festejaste con locura de adolescente cada uno de los tres goles con que le ganamos a Uruguay. No solo eso, a todos los que estábamos ahí nos quedó claro que sos una aficionada bien informada; te referías con propiedad a Bryan Ruiz, Yeltsin Tejeda y Júnior Díaz.

Este tío disfrutó de la transmisión de ese partido que vimos entre carne asada, frijoles molidos y ensalada, pero lo más valioso y emotivo fue encontrarme cara a cara con tu faceta de fanática. Esa tarde me regalaste varias imágenes que desde entonces forman parte de mi galería de recuerdos favoritos.

Lo mismo ocurrió el domingo 29 de junio, durante el partido Costa Rica-Grecia por la clasificación a cuartos de final. Una vez más llegaste a la casa de tus abuelos feliz y eufórica, pero también tensa. Nunca te había visto tan angustiada; tu estado de ánimo quedó resumido en las seis palabras que pronunciaste nomás al entrar: “Si Costa Rica pierde, yo lloro”.

De inmediato tus tíos empezamos a molestarte y vacilarte (vos sabés que nos gusta jorobar la vida… mal de familia) con comentarios como “bueno, hasta aquí llegamos en el Mundial”, “dicen que Keylor está lesionado”, “me huele a que nos van a golear”, etcétera. De manera heroica soportaste los 90 minutos de juego (celebraste como nadie el gol de Bryan Ruiz y sufriste como pocos el gol del empate) y parte de los tiempos extra; sin embargo, de pronto ya no soportaste más (no tanto los comentarios de tus tíos como los descarados fallos arbitrales del inolvidable Benjamin Williams).

Te fuiste a la hamaca de la terraza a escuchar música en tu iPod, pues no querías saber nada de nada hasta que todo terminara. Regresaste a la sala cuando te avisaron que Keylor Navas había atajado un penal de los griegos. A partir de allí todo fue fiesta. Gracias, Andrea (o “Purrujilla”) por estos momentos, estos recuerdos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad