Publicidad

Magníficos

Don Tico

La afición costarricense evolucionó el sentimiento hacia su selección con el paso de los años.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

FOTO: AFP

Cada vez que la selección de su país participaba en una eliminatoria para alguno de los mundiales de futbol, don Tico sacaba las maletas que guardaba en el cielo raso de su casa, las desempolvaba y les pasaba un pañito húmedo porque tenía la certeza de que el equipo de sus amores iba a ganar el derecho a asistir a esa cita deportiva.

Tal era la ilusión que abrigaba este hombre adicto al café y al gallo pinto que cada cuatro años desoía las advertencias de su esposa, doña Realidad, y las burlas de sus hijos Escéptico, Incrédulo y Pesimista. La única persona que lo alentaba era su tía Confianza viuda de Dudas.

Sin embargo, una y otra vez a este amigo no le quedaba más que guardar valijas y deseos. Así le ocurrió de cara a Alemania 1974, Argentina 1978, España 1982 y México 1986. La situación cambió en Italia 1990, ¡el primer mundial al que clasificó su equipo! Don Tico acompañó a la Sele y fue testigo de los triunfos ante Escocia y Suecia y el pase a octavos.

Luego su selección fue eliminada en la ruta hacia Estados Unidos 1994 y Francia 1998. El televisor le ganó a las maletas. Otro gallo cantó en el 2002, cuando se clasificó al torneo organizado por Corea-Japón; allí se le ganó a China 2 a 0 y se empató con Turquía a 1, pero una paliza de 2-5 ante Brasil terminó con las alegrías. A empacar y regresar a casa.

Cuatro años después este señor acompañó a su escuadra en Alemania. Le habría bastado con echar la ropa en una bolsa Kanguro pues se perdió ante Alemania, Ecuador y Polonia.

“¡Carajo! ¿Cuándo diablos vamos no solo a clasificar a un mundial sino también a destacar en serio, dejar en alto el fútbol del país. No aspiro a que campeonicemos, pero sí a que no seamos simple relleno de grupo. ¡Qué lindo sería estar al menos entre las ocho mejores selecciones y salir por la puerta grande!”, se decía don Tico. Palabras que se llevó el viento durante la eliminatoria para Sudáfrica 2010.

Pero llegó Brasil 2014 en donde este señor casi se nos muere de la alegría; vale que había echado en las maletas las pastillas para el corazón. Su equipo le ganó a dos excampeones mundiales (Uruguay e Italia), empató con el campeón de 1966 ( Inglaterra), le ganó por penales al campeón de Europa 2004 ( Grecia) y cayó por penales ante una subcampeona en tres mundiales ( Holanda).

Don Tico regresó al país el lunes pasado. En la aduana del Juan Santamaría le bonificaron el pasaporte; no por el peso de las maletas, sino por culpa de viajar con un corazón cargado de alegrías, sueños y gratitud.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad