Publicidad

Magníficos

¡Golaaazo de Cocorí!

Escribí este breve relato el 14 de junio del 2002 con el propósito de participar en un concurso de cuentos cortos.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Fue justo en el minuto 89 del partido final del Campeonato Mundial de Futbol que el libro de Joaquín Gutiérrez que Alexandre Guimaraes tenía en la banca, se abrió y salió de él un niño negro al que Paulo César Wanchope le cedió su puesto de centrodelantero en la cancha.

Apenas pisó el césped con sus pies descalzos, pues no estaba acostumbrado a jugar con tacos, el niño recibió un pase de Wilmer López. Acostumbrado a correr por entre árboles, palmeras y animales del bosque limonense, se abrió paso a toda velocidad por entre la jungla de piernas musculosas que trataban de quitarle el balón.

El pequeño futbolista se atrevió a más en cuanto vio, de reojo, que la barra tica era dirigida por una hermosa niña que tenía una rosa en sus manos, la cual estaba sentada a la par de mamá Drusila. Entonces remató. El balón, que el niño comparó con la Luna que alumbra su rancho junto al mar, entró en el marco. Millones de voces gritaron ¡¡¡GOOOOOOOOOOL!!! en Tiquicia; nadie lo hizo con más fuerza que un anciano alto y de cabellera canosa que resucitó tan solo para celebrar el golazo de Cocorí que le dio el campeonato a Costa Rica.

Escribí este breve relato el 14 de junio del 2002 (hace casi 12 años), con el propósito de participar en un concurso de cuentos cortos convocado por el sitio Club de Libros, el cual fundó y dirige la periodista Evelyn Ugalde.

Me inspiré, en especial, en el golazo que el delantero costarricense, Winston Parks, marcó en uno de los tres partidos jugados por la “Sele” en el Mundial Corea-Japón 2002. Así lo hizo el 9 de junio de ese año durante un partido que los nuestros perdían 1 a 0 ante el once turco.

Parks entró de cambio en el minuto 31 del segundo tiempo y nueve minutos después anotó un gol que yo, al igual que miles de aficionados ticos, quedé afónico tras celebrar así: ¡¡¡GOOOOOOOOOOL!!! Aún hoy revivo a todo color ese instante en mi memoria.

En ese Mundial Costa Rica jugó también contra China, el 4 de junio (marcador de 2-0 a favor nuestro) y con Brasil (que nos ganó 5-2). A la postre, los brasileños se coronaron campeones mundiales en una final en la que derrotaron a los alemanes 2-0. (¿Será que ambas selecciones vuelven a disputar una final en el Mundial de Futbol Brasil 2014?... Me gustaría, ¡pero que ganen los alemanes!).

Claro, más me gustaría que la escuadra tica haga un excelente papel ante Italia, Uruguay e Inglaterra. Pero para eso don Jorge Luis Pinto tendría que convocar a Cocorí, quien de seguro querrá viajar a tierras brasileñas en compañía de mamá Drusila, doña Modorra y el Negro Cantor que toca su flauta en la selva limonense.

Pagan por un desconocido inofensivo dentro de la cancha

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad