Publicidad

Magníficos

Carta a Jorge Luis Pinto

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Sr. Jorge Luis Pinto Afanador

Director Técnico

Selección de Futbol de Costa Rica

SM

Estimado señor:

No tengo el gusto de conocerlo personalmente, pero permítame hacerle una respetuosa sugerencia: por favor, no convoque a Sísifo a la Selección Nacional que disputará la recta final de la eliminatoria hacia el Mundial de Brasil 2014.

Con este personaje de la mitología griega en la “Sele”, específicamente en el puesto de centro delantero, sería imposible clasificar a la próxima gran fiesta del futbol. Los números no sumarían ni tan siquiera para avanzar al repechaje.

Me refiero a aquel hombre, hijo de Éolo y Enáreta, que fue condenado (me niego a recordar las razones; no me gustan los chismes) a empujar eternamente en los infiernos una roca hasta lo más alto de una colina, desde donde la mole rodaba de nuevo hasta la base, lo que obligaba a Sísifo a empujarla una y otra vez, una y otra vez...

¿Comprende lo que quiero decirle? Este personaje es altamente eficiente en conducir la roca, rodarla, gastarla, hasta llevarla a la cima, pero una vez allí, a las puertas de la meta, cuando todo parece indicar que ha logrado su cometido, no es capaz de concluir la tarea: anotarle un gol al destino.

Lo mismo ocurriría si en lugar de una roca se le da un balón de futbol. Sin duda alguna, recorrería toda la cancha a lo largo y ancho, eludiendo rivales con gambetas exquisitas, paredes precisas y jugadas del tonto ejecutadas a la perfección, sin embargo, a la hora de llegar al marco contrario, nos dejaría a todos con las ganas de gritar ¡gol!

Usted lo sabe bien: ¿de qué sirve contar en el equipo con un jugador-espectáculo que cosecha aplausos, enciende el “ole” y alegra las graderías con sus bailes, si a final de cuentas padece el mal de Sísifo?

Con este hombre ocurre lo mismo que con varios de los políticos de nuestro país: son brillantes para rodar la roca de la retórica, pulir la piedra del populismo, gastar la mole de la demagogia, pero a la hora de la verdad resulta evidente que son más palabrería que acción. Usted puede apreciarlos empujando rocas hasta lo alto de Cuesta de Moras una y otra vez, una y otra vez.

Por eso le sugiero respetuosamente no convocar a Sísifo. No condene a la afición costarricense a gritar “¡uuuuyyyyyyyy!” y “¡caaassssiiiiiiii!” en vez de “¡¡¡GOOOOOOLLLLLLLL!!!”

Muchas gracias, señor entrenador, por su atención a esta carta medio mitológica, medio real, medio en broma y muy en serio.

Se despide,

Un aficionado al futbol

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad