Publicidad

Magníficos

Al Papa le gusta el futbol

Es bueno contar con un Papa al que le gusta el futbol.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Lo confieso: no soy católico, pero desde el 13 de marzo pasado (día en que el humo blanco volvió a alinear en la chimenea del Vaticano) no he dejado de celebrar el hermoso gol de contar con un Papa aficionado al futbol.

Francisco, quien inauguró su pontificado el martes de esta semana, es un fiel seguidor del Club Atlético San Lorenzo de Almagro, fundado en Buenos Aires, Argentina, el 1 de abril de 1908.

El nuevo líder de la Iglesia Católica, un hombre de 76 años, es el socio honorífico número 88.235 de ese equipo que ascendió a la primera división argentina en 1914 y ganó su primer título nacional en 1923.

Es bueno contar con un Papa al que le gusta el futbol, no solo porque se trata de un rasgo de humanidad que lo acerca más al mundo en general, sino también por las siguientes razones:

-Francisco entiende de gambetas. Qué bueno que es así porque va a necesitar de un elegante y ágil movimiento de piernas para eludir los obstáculos que sin duda alguna enfrentará en la compleja y desafiante cancha en la que entró de cambio por su antecesor Benedicto XVI.

-El hasta hace poco cardenal Jorge Mario Bergoglio conoce la importancia de concluir las jugadas con un buen remate a marco. Sabe muy bien que de nada sirve “gastar” el balón con exquisitas sucesiones de pases que alegran a los aficionados si al final no se asume el riesgo de ejecutar un tiro con sello de gol.

-Como buen argentino, el pontífice 266 en la historia de la Iglesia Católica, tiene claro que hay que jugar en equipo. Confío en que nos deleite con esta virtud tanto en la gramilla de Roma como en la de otras religiones, pues el mundo de la fe y la espiritualidad ha cambiado y ahora nadie es dueño exclusivo de la bola.

-La figura del fuera de juego no es extraña para este pastor de un rebaño de 1.200 millones de fieles. Sería una excelente señal que tenga el valor de dejar en esa posición a algunos “jugadores” que le hacen más daño que bien a la iglesia. Ya es hora de que se ponga fin a la odiosa y ofensiva costumbre de intentar solucionar los escándalos con simples traslados de “jugadores” a otros “estadios”.

-Francisco sabe que hay partidos que es mejor no jugarlos. De hecho la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ya intentó hacerle una zancadilla: pedirle que intervenga en la populista controversia sobre las islas Malvinas. ¡Tarjeta roja a la demagogia!

Al Papa le gusta el futbol y me gusta como está tocando el balón...

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad