Publicidad

Magníficos

A través del televisor

Al cabo de los 90 minutos de juego apaga el televisor y enciende los recuerdos de sus años de portero...

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Tiro libre…

Nada le gustaría más en ese preciso instante que abandonar la comodidad de su vieja silla de madera y meterse en la pantalla del televisor para instruir al portero sobre cómo se coloca una barrera defensiva, y explicarle además el por qué de la importancia de que el delantero contrario no lo sorprenda caminando entre los postes en el momento del cobro.

Remate a marco…

¡Qué no daría por no estar a esa hora en una sala decorada con fotografías de Marilyn Monroe, Isabel Pantoja y Audrey Hepburn, sino en el marco de su equipo para demostrarle a los televidentes que aún quedan guardametas capaces de apañar los balones en lugar de rechazarlos! “¿De dónde esa manía de rebotar cuanta bola llega al área en vez de embolsarlas?”, se pregunta una y otra vez durante la transmisión de los partidos.

Achique…

Sabe que el cancerbero no puede escucharlo, pero por unos segundos deja la jarra de café sobre el piso para regañar a dicho jugador por no enfrentar al goleador rival lanzándosele a los pies —“como hacía Flaco Pérez”— sino tirándose de espaldas o arrodillándose. “¿Quién es el inútil que entrena a ese muchacho que no le enseña algo tan básico?”, se queja.

Tiro de esquina…

La pantalla chica pasa a un segundo plano. Se ubica en el marco de la puerta de la cocina para explicarle a quien lo acompaña cómo debe pararse un portero ante ese tipo de jugadas de bola muerta y en cuáles puntos específicos debe situar a los defensas. “El arquero es amo y señor del área grande y la chica. Cuando una bola ingresa en ese terreno, tiene que salir con determinación por ella; nada de pedir permiso, ¡hay que ir con todo!”

Pase de la muerte…

No lo piensa dos veces para ponerse de pie y encarar, a través del televisor, al cancerbero que osa declarar ante cámaras y micrófonos que fue víctima del llamado “pase de la muerte”. “Eso no existe, es un cuentazo. Lo que ocurre es que hay porteritos que dejan pasar las bolas que centran en el área y ese es un grave error, un horror. Hay que cortar los centros a como de lugar”, comenta.

Línea de tres o línea de cuatro…

Le parece increíble lo que acaba de escuchar en el televisor: a un experimentado guardameta que asegura que hay porteros para jugar con línea de tres y porteros para jugar con línea de cuatro. “¿Oyó a ese charlatán? Por eso estamos como estamos en materia de porteros. ¡Portero es portero y ataja en cualquier situación!”

Al cabo de los 90 minutos de juego apaga el televisor y enciende los recuerdos de sus años de portero…




  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad