Publicidad

Magníficos

Un manudo feliz

Este liguista es una de las tantas personas con las que habitualmente me encuentro en mis caminatas matutinas en compañía de mi perro "Gofio".

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Suele ocurrirme que cuando por obra de la casualidad coincido mucho con un desconocido, sea donde sea, trato al menos de saludarlo después de varios encuentros.

Me refiero a gente de la que desconozco nombre, domicilio y profesión u oficio, pero cuyos rostros empiezan a resultarme familiares de tanto toparme con ellas en sitios como supermercados, consultorios médicos, librerías, restaurantes, cafeterías...

Recientemente me ha sucedido esto con un fiel aficionado a la Liga Deportiva Alajuelense. Lo califico de fiel debido a que en nuestros recientes y reiterados encuentros no programados, en calles y aceras de Colima de Tibás, él siempre viste una camiseta de franjas verticales rojas y negras, y con el escudo del equipo dirigido por Óscar el “Machillo” Ramírez.

Varias veces había intentado saludarlo, pero sin resultado positivo; es decir, no me quedó más que tragarme el “¿qué tal?”, el “¿bien?” o el “¿Pura vida?” que me disponía a pronunciar.

Y es que por lo general ese alajuelense suele caminar muy concentrado; no es de esos peatones que continuamente miran hacia atrás o hacia los lados.

En otras ocasiones pareciera no interesarse más que en lo que sea que va escuchando por medio de sus audífonos.

Además camina ligero, como quien va atrasado a una cita importante o está a punto de perder el bus.

Solo para que usted se forme una idea del personaje de esta columna, le cuento que debe tener unos 30 años de edad, es moreno, delgado, de pelo corto, aproximadamente 1,75 de estatura y tiene cara de buena gente.

Este liguista es una de las tantas personas con las que habitualmente me encuentro en mis caminatas matutinas en compañía de mi perro “Gofio”. También está una joven que pasea a un French Poodle cachorro y un zaguate entrado en años, una señora que acompaña a su hijo mientras llega la buseta de la escuela, un señor que todos los días lava y encera su carro, y un anciano que disfruta trabajando en su jardín. Con todos ellos fue fácil iniciar el intercambio de saludos (¿qué le voy a hacer si así me educaron mis padres?).

Pero bueno, este miércoles 22 de octubre logré por fin saludar al manudo. Cosas del futbol: el hombre andaba feliz gracias al histórico triunfo de la Liga Deportiva Alajuelense ante el América de México. El “León” desplumó a las “Águilas”.

Propiciar el inicio de una posible amistad es uno de los milagros que hace posible el deporte rey, máxime si se toma en cuenta que quien esto escribe es un fiel aficionado del Deportivo Saprissa.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad