Publicidad

Magníficos

Sancho Panza: “Don Quijote me maltrataba”

No importa, digan lo que digan ahora nadie me quita lo gozado, aplaudido y celebrado en estas páginas inolvidables.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Pues sí, resulta que ahora aparece Sancho Panza concediendo entrevistas, participando en paneles y convocando a conferencias de prensa para denunciar que Don Quijote de la Mancha lo maltrató a lo largo de los 126 capítulos que integran la obra cumbre de Miguel de Cervantes.

Empieza siempre con el mismo estribillo: “En un lugar quedó manchada mi dignidad y no quiero acordarme”.

De acuerdo con las versiones que brinda el escudero más famoso en la historia de la literatura universal, a su amo no debería recordársele como el Caballero de la Triste Figura sino como el Caballero de la Triste Fisura, ya que provocó una fractura que causó división y mantuvo en estado de terror no solo a su fiel servidor sino también a todos los personajes de la novela.

“Pregúntenle a Dulcinea por qué razón ella prefirió habitar únicamente en los sueños de su enamorado y no en su vida real. ¡Ella misma le suplicó al escritor que la mantuviera alejada de aquel patán que dizque andaba desfaciendo entuertos!”, manifiesta Sancho.

Y agrega: “¿Alguno de ustedes se ha preguntado por qué Rocinante era tan flaco que daba lástima? La respuesta es sencilla: Don Quijote se aseguró de ningunear a quienes lo rodeábamos para que nadie le disputara la gloria. A mí me llamaba hideputa, me recalcaba que tenía poca sal en la mollera y abundante grasa en el cuerpo y se burlaba de mi burro”.

Como quien imparte una lección de literatura, este personaje nos recuerda que la primera parte de Don Quijote de la Mancha se publicó en enero de 1605, mientras que la segunda parte fue concluida diez años después.

La referencia no es gratuita ni inocente, pues de inmediato lanza una pregunta-dardo: “¿Cómo es posible que en los 399 años que han transcurrido desde entonces nadie haya detectado en los episodios de la novela los rasgos enfermizos, dictatoriales, bipolares del caballero andante; digo, caballero demandante? Me cuesta creer que ningún lector, en especial psicólogos o psiquiatras, no hayan percibido conductas destructivas en ese afán de pelea, conflicto y destrucción que corre a lo largo de todas las páginas”.

Escucho a Sancho Panza y pienso que me habría gustado escuchar la versión de Don Quijote, pues en toda historia siempre hay –sin ninguna excepción– dos caras de la moneda. Sin embargo, la muerte le ganó la batalla en el último capítulo de la novela... No importa, digan lo que digan ahora nadie me quita lo gozado, aplaudido y celebrado en estas páginas inolvidables.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad