Publicidad

Opinión

El diccionario juega futbol

El DRAE nació en 1780, año en que se publicó la primera edición de esta obra útil para evitar faltas graves y expulsiones agudas en la cancha esdrújula de la gramática.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Nunca es tarde para aprender a jugar futbol. Si no que lo diga el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), anciano serio y estudioso que le dio sus primeras “patadas” a un balón cuando tenía 142 años.

Le cuento la historia. El DRAE nació en 1780, año en que se publicó la primera edición de esta obra útil para evitar faltas graves y expulsiones agudas en la cancha esdrújula de la gramática.

Fue el primero de estos libros que publicó la Real Academia Española, fundada en 1713 por iniciativa de Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena y duque de Escalona, quien se inspiró en la Academia Francesa. Luego salieron a la luz las ediciones de 1783, 1791, 1803, 1815… Este año será publicada la número 23 con motivo del tercer centenario del club.

Pero bueno, regresemos al partido del idioma. Fue el 3 de marzo de 1916 cuando la palabra futbol atravesó por vez primera el marco de la puerta de la Real Academia Española. El llavín no pudo impedirlo, pese a la ayuda que le brindaron los goznes y los picaportes. ¡Todo un gol ortográfico!

Esa mágica palabra ya rebotaba en el césped de papel y tinta de los periódicos españoles, pero fue el entonces presidente del Real Madrid, Pedro Parages, quien le propuso a los señores de Academia españolizarla respetando su sonido en inglés.

Así lo cuenta el periodista Alfredo Relaño en su libro “366 historias del fútbol mundial que deberías saber”.

Sin embargo, los señores de la lengua no alinearon de inmediato el término futbol en el DRAE. Se la pasaron seis años pateando el vocablo de allá para acá y de acá para allá: jugadas de pared en debates, taquitos en discusiones y marca férrea en las sesiones ordinarias. Finalmente, la palabra fue aprobada por los académicos en 1922, ante la insistencia de Gabriel Maura Gamazo, conde de la Mortera y quien había presidido la Federación Española de Fútbol entre 1916 y 1920. Se incluyó sin tilde (futbol, tal y como se escribe en este periódico deportivo); hoy día figura en el DRAE con acento y sin él. La versión en CD-Rom de ese diccionario apareció en 1995, mientras que la versión consultable en línea data del 2001. En ambas gramillas rebota también el término futbol; no podría ser de otra manera, ya que la ausencia de este vocablo en ambas presentaciones dejaría a las autoridades de la lengua española en evidente fuera de juego.

A propósito de fechas, no recuerdo cuándo pronuncié por primera vez la palabra futbol, pero de seguro que primero dije otra igual de bella: gol.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad