Publicidad

Magníficos

Enseñar a ganar

La victoria es para festejar en grande.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Digamos que mi columna de la semana pasada (“Enseñar a perder”) fue el primer tiempo de un partido de futbol jugado sobre una cancha de papel y tinta. Pues bien, después de un intermedio de siete días —en lugar de los 15 minutos reglamentarios— salto de nuevo a la gramilla para hacerle frente al segundo tiempo.

Los 45 minutos restantes se llaman “Enseñar a ganar”.Una vez más, me desmarco del fanatismo deportivo para sugerir algunas lecciones que podemos compartir con los niños utilizando el futbol como un aula en la que también se pueden aprender buenos hábitos para la vida:-Ganar no es la meta suprema en cualquier terreno. Crecer es más importante.-A la hora de buscar el triunfo, el fin no justifica los medios. Hay que jugar honestamente.

-No es cierto que “lo importante no es ganar, sino participar”. Lo primordial es luchar, esforzarse al máximo, no simplemente hacer acto de presencia.

-La victoria es para festejar en grande, no para humillar ni denigrar a los rivales.

-Hoy se gana. Mañana se pierde. A veces se empata.-Parece contradictorio, pero se puede ser amigo, muy buen amigo, de los rivales porque rival no es sinónimo de enemigo.-Triunfo se escribe con te de trabajo, ere de respeto, i de imaginación, u de unidad, ene de nobleza, efe de fe y o de oficio.

-Triunfo no se escribe con te de trampa, ere de regalo, i de impaciente, u de ultrajar, ene de negligencia, efe de favoritismo y o de ocioso.-Ser humilde en la victoria no equivale a practicar la falsa modestia de echar mano a frases trilladas como: “Aquí no se ha ganado nada”, “no me lo esperaba; soy el primer sorprendido” o “cualquiera pudo haber ganado”.-En algunas ocasiones, ganar significa perder.

-No se vuelva adicto a la victoria.-Tenga presente esto: cuando logre triunfar (en especial en Costa Rica) siempre va a ser blanco de la crítica de algún envidioso, un mezquino o el infaltable serrucha pisos.-No se engolosine con la gloria. Nada más fugaz (y a veces engañoso) que ella.-Una pésima decisión: olvidarse de los amigos durante la victoria. Va a necesitar de ellos en la hora de la derrota.-Súbase al podio, ¡celebre!, pero mantenga los pies bien puestos sobre el suelo.-Reconozca siempre —y con generosidad— el valioso aporte de sus “socios”, aquellos que contribuyeron con usted en la ardua ruta hacia el triunfo.¡Pitazo final! Quien quita y un día me vaya a tiempos extras con los temas de esta y mi anterior columna, e incluso a penales. Y es que el fútbol es mucho más que un deporte…

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad