Publicidad

Magníficos

¡Gol de Juan Santamaría!

¿Y esto qué tiene que ver con futbol?, se preguntará. Ya lo verá…

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Imposible olvidar la emoción con que la niña Isabel narraba la gesta heróica del soldado tico Juan Santamaría. ¿Y esto qué tiene que ver con futbol?, se preguntará. Ya lo verá…

Este recuerdo se remonta a 1971, en la escuela Ascensión Esquivel en Liberia, Guanacaste. Allí cursé el cuarto grado de educación primaria y, escuché el apasionado relato de aquel histórico 11 de abril en Rivas, Nicaragua.Así recuerdo la lección de esa maestra: “Había que sacar a los filibusteros del mesón donde se escondían, por lo que Juan Santamaría, un valiente muchacho de Alajuela, se ofreció a prenderle fuego a aquella casa. Primero empuñó la antorcha ardiente con la mano derecha y empezó a correr hacia los enemigos, pero estos le dispararon en el brazo. Entonces tomó la tea con la mano izquierda y siguió corriendo pensando en su madre y en su país. Sin embargo, William Walker le ordenó a su ejército dispararle en el brazo izquierdo. Así lo hicieron y la antorcha cayó al suelo”. ¿Y qué hizo nuestro héroe nacional? Se agachó, mordió con furia el mango de la tea y siguió corriendo hacia la gloria, y apenas llegó al mesón se arrojó contra las paredes y les prendió fuego al tiempo que él moría abatido por las balas de sus enemigos”.

La clase prorrumpió en aplausos y todos soñamos con ser Juan Santamaría.Repito: ¿Y esto qué tiene que ver con futbol? Hay una relación que planteo con una pregunta: ¿Ha escuchado usted transmisiones de partidos de futbol costarricense tanto o más exageradas que el relato sobre Juan Santamaría que acaba de leer? A mí sí me ha sucedido y con frecuencia. Escucho exageraciones sobre la velocidad de los futbolistas, la intensidad del juego, la precisión de los pases, la peligrosidad de los remates a marco, la espectacularidad de las jugadas, lo acertado de los cambios de jugadores, la genialidad de los sistemas, etcétera. Todo ello suena muy bien, cualquiera creería que tenemos un campeonato cercano al español o al inglés. El problema (o, más bien, la ventaja) es que las imágenes de la televisión o del partido en vivo muestran una realidad que es muy diferente. Así que ni Juan Santamaría anota goles ni nuestros futbolistas queman mesones.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad