Publicidad

Magníficos

El futbol en 10 páginas

El futbol, nos guste o no, también cabe en la vida diaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Es una novela sobre la vida, los sueños, la lucha, el amor, la amistad, la bondad, la solidaridad, la ternura, la compasión, la verdad, las pequeñas grandes alegrías, el perdón, los recuerdos, el humor, la familia, el coraje, la picardía, los besos, los abrazos, la generosidad.

¿El título? “La Reina Isabel cantaba rancheras”.

Asimismo, es un relato donde hay espacio para la tristeza, la soledad, la nostalgia, el olvido, la miseria, la amargura, la derrota, el fracaso, la frustración, el dolor, el miedo, el odio, el rencor, la injusticia, la mentira, la hipocresía, el remordimiento, y también el egoísmo.

¿El autor? El chileno Hernán Rivera Letelier, autor también de “El arte de la resurrección” y “Los trenes se van al purgatorio”, entre otras obras.

Es un texto que no esconde todo aquello que la sociedad o la suciedad califican, hasta la saciedad, de vicio, pecado, tentación, lujuria, lascivia, seducción, culpa, falta, mancha, maldad, flaqueza, perversidad, desliz, defecto, vileza, debilidad, yerro, tropiezo, libertinaje, quebranto, desobediencia, depravación, defecto.

Todo ello, amenizado por las canciones de los charros mexicanos Miguel Aceves Mejía (o como se le llama también en esta obra: Miguel Aveces Jemía) y José Alfredo Jiménez. Como dice con sorna un buen amigo mío: “¡Ya no hay moral!”. ¿La editorial? Punto de Lectura.

Allí habitan personajes bien logrados e inolvidables como La Reina Isabel (no la católica), La Ambulancia (vale la pena averiguar el origen de este sobrenombre), Chamullo, Malanoche, La Flor Grande, Pan con Queso, Cama de Piedra, la Dos Punto Cuatro (otro mote con una buena historia), el Viejo Fioca, el Caballo de los Indios, el Salvaje, el Cura, el Poeta Mesana (viejo osado que declamaba poemas de Pablo Neruda, Miguel Hernández y Ernesto Cardenal ante militares de inocencia literaria)... ¿Extensión de la novela? 262 páginas de puro deleite.

Es un relato sobre la dura y sacrificada vida en los pueblos de las minas de salitre en la pampa chilena. ¿Algún reconocimiento? Ganó el Premio Alfaguara de Novela 2010.

Y en medio de todo ese mundo de ambientes, personajes y situaciones hay 10 páginas donde se habla de futbol: 85 (se menciona a un personaje que todo lo alegorizaba con futbol), 95 (canchas que se instalaban en los espacios que quedaban libres tras la demolición de casas) y 136-143 (toda una obra de arte sobre las “pichangas”; es decir, mejengas). ¿Por qué así? Porque el futbol, nos guste o no, también cabe en la vida. ¿O al revés?

El futbol, nos guste o no, también cabe en la vida diaria

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad