Publicidad

Opinión

La única diversión

La única diversión o entretenimiento que allí se disfruta en familia es la transmisión en vivo de los partidos de futbol dominicales.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

La lámina de cinc que se encuentra en mejor estado exhibe seis agujeros de los clavos que la aseguraron en un tiempo lejano a un techo nuevo y muestra serios indicios de oxidación en ambas caras. La encontraron en un lote baldío donde también había un tanque de lavadora, una muñeca sin brazos, botellas quebradas y otros desechos. A la par de ella hay una lámina que resiste los embates del viento gracias al peso de tres piedras y un trozo de bloque de concreto. Aún así, tienen que reubicarla al menos una vez por semana, una operación que requiere mucho cuidado en aras de evitar una herida que sin duda provocaría una infección.

Otra de las latas provino de la orilla de uno de los ríos contaminados que atraviesan la capital. El hallazgo provocó una agria disputa con el indigente que la descubrió al mismo tiempo, pero al final se impuso la ley del más fuerte. Desde entonces, “protege” de la lluvia el rincón con piso de tierra y paredes de cartón donde duerme un bebé de ocho meses.Una de aquellas hojas de cinc llegó sola al techo. Cayó sobre esa superficie, procedente de quién sabe dónde, la tarde en que un tornado azotó a un barrio vecino. De inmediato la aseguraron al techo con dos trozos de alambre. Aquel “regalo” caído del cielo resultó oportuno, pues terminó con la necedad de una gotera ubicada exactamente sobre el anafre.

La lámina sobre la que un viejo gato gris toma la siesta todas las tardes ocupó inicialmente un espacio en la pared de la fachada, justo a la par de una puerta aferrada a clavos y goznes de quinta mano. La trasladaron al techo el sábado en que dieron con una pila de tablas ancianas en una casa abandonada.A propósito de viviendas inhabitadas, de una de ellas despegaron hace cuatro años las tres láminas de cinc que más se han acercado a la palabra estreno para esa familia de cinco miembros: papá, mamá, dos hijos y el abuelo. Cada vez que escuchan las sirenas de los camiones de bomberos corren a buscar la escena del incendio, pues puede ser que la desgracia ajena se transforme para ellos en latas “nuevas”. Claro, la competencia es dura ya que muchas otras personas hacen lo mismo.

Y sobre una de las láminas, una antena de televisión calzada dentro de un tarro y asegurada con alambres herrumbrados. Hay quienes pasan cerca de ese tugurio y hacen el comentario de rigor: “Mirá, son pobres pero tienen televisor. ¡Para eso sí hay plata!” Ignoran o no poseen la suficiente sensibilidad para entender que la única diversión o entretenimiento que allí se disfruta en familia es la transmisión en vivo de los partidos de futbol dominicales.

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad