Publicidad

MAGNÍFICOS

El triunfo de lo humano

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Algunos comentaristas han comenzado a cantar loas a la selección de Brasil, por su triunfo ante España, y a insinuar el decaimiento de los españoles. ¿No será, acaso, aventurada esta premura? Pareciera que sí, dado que un solo partido, aun precedido por dos buenas presentaciones en la Copa de Confederaciones, no da lugar para estos arrebatos.

Es el tiempo, la calidad de los adversarios y el número de coronas conquistadas las que, en definitiva, pueden emitir el veredicto final.

Por otra parte, ¿por qué encumbrar, por un solo partido, a la selección brasileña si en este torneo en Brasil no estuvieron presentes Alemania, Argentina y otros de parecida jerarquía? Me parece que es bueno contener la emoción y esperar. Una característica del futbol es la incertidumbre.

España ha sido la emperatriz del futbol mundial en los últimos tres años y en 29 partidos oficiales.

Tanta gloria y tantas preseas por tanto tiempo no se tiran por un solo partido frente a un rival, aunque este sea uno de los grandes del mundo.

En fin, alegrémonos por el Mundial que se avecina, que se anuncia grandioso por la calidad de los equipos y de los jugadores. En segundo lugar, que más que el triunfo de Brasil sea motivo de ponderación y felicidad popular la dimensión humana de los partidos jugados en esta nueva agenda de la Copa de Confederaciones.

Me refiero, en particular, a los valores humanos mostrados en estos partidos, expresados, sobre todo, por los directores técnicos de las selecciones de España y Brasil. Valores humanos significa respeto al rival y a la afición, y reconocimiento del historial y de la calidad del adversario.

En tercer lugar, debe tenerse en cuenta que estos partidos se desarrollaron en un ambiente de asfixia social, de tensión y enfrentamiento entre la población y el Estado. Nada de esto, sin embargo, contaminó el juego ni la observancia de las normas pertinentes.

Esta reflexión final clausura este comentario. El futbol posee tal potencia y, por lo tanto, tal capacidad de bien o de mal en una sociedad que cuando impera en él lo bueno, lo humano y la sana alegría de compartir y de convivir, todos triunfamos, particularmente aquellos que solo tienen en la vida estas horas de felicidad.

España ha sido la emperatriz del futbol en los últimos tres años

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Google Plus One:

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad