Publicidad

Opinión

Una bola y el Papa

Italia y Argentina disputarán un partido amistoso en honor del papa Francisco. 

Este partido conjuga la admiración y el afecto por el papa

Mañana se jugará un partido de futbol histórico: las selecciones de Italia y de Argentina en honor del papa Francisco. Este partido conjuga la admiración y el afecto por el papa Francisco, argentino, de parte del mundo católico y de los pueblos argentino e italiano, y a la vez refleja el impacto universal del actual jefe de la Iglesia Católica por su humildad, su sencillez y su amor por los pobres.

Este homenaje concentra, al mismo tiempo, la trascendencia del futbol en el mundo y su penetración en todas las capas y sectores de la sociedad.

Viene al caso recordar las palabras de Albert Camus, cuando dijo que el futbol le había enseñado la trascendencia de la ética en la vida de los pueblos por dos razones principales: por el binomio de creatividad personal y de solidaridad, esto es, de libertad y de participación, dos dimensiones básicas de la persona humana. Estos conceptos figuran en numerosos análisis sobre la importancia de este deporte.

Si el futbol congrega multitudes entusiastas, si su organización supera a cualquier entidad de orden mundial y si su espíritu de competitividad no tiene parangón, la razón radica en los dos valores citados: creatividad personal y juego de conjunto.

¿Por qué, entonces, no pensar que en este partido de futbol entre las selecciones de Italia y de Argentina, como homenaje al papa Francisco, palpita un designio y un llamado por un mundo mejor? Y ¿quién más indicado para llevar a cabo esta misión que este hombre bueno, humilde y sencillo, que ha convocado a la Iglesia católica a lanzarse a la calle para evangelizar y convivir con los pobres?

Hay un claro simbolismo entre la sencillez de una bola o de un campo de futbol y la humildad del papa Francisco. El futbol se juega en los grandes estadios, pero también en media calle. El futbol es de todos y para todos. Y es, sobre todo, la alegría de los niños.

Una bola y un Papa unirán al mundo en este partido. ¡Qué gran lección!

Relacionadas

Publicidad

Sondeo ¡Participe!

¿Marcará diferencia la ventaja deportiva en las semifinales del Torneo de Invierno?

Ver resultados

Publicidad